Son unos cuantos los seguidores de Cincuentopía que nos han preguntado que por qué no dedicamos algún espacio al ballet. Dicho y hecho. Hoy inauguramos esta subsección con un auténtico clásico: Coppélia de Léo Delibes.

Léo Delibes (1836-1891) fue un compositor francés principalmente recordado por sus ballets, óperas y operetas. Formado en el Conservatorio de París, bien pronto quedaron de manifiesto sus excelentes aptitudes para la composición y orquestación, hasta el punto de ser considerado uno de los grandes músicos del último tercio del siglo XIX, con significativa influencia en artistas como Chaikovski, Debussy o Saint-Saëns, entre otros. Como curiosidad, su sobrino fue el abuelo del famoso escritor español Miguel Delibes.

Coppélia está basado en un relato del escritor alemán Ernst Hoffmann. Cuenta la historia del Doctor Coppelius, un inventor fabricante de muñecos autómatas que posee una muñeca danzante de tamaño real, Coppélia, de la que se enamora uno de los habitantes del pueblo, Franz, quien no duda en dejar de lado a su amor de carne y hueso, Swanilde. De esta manera se van sucediendo emocionantes situaciones que no excluyen pasajes verdaderamente cómicos.

El ballet, estructurado en tres actos, cuenta con múltiples momentos culminantes que permiten el lucimiento de músicos y bailarines. De ahí que haya sido puesto en escena en numerosas ocasiones a lo largo de la historia y que haya contado con la presencia de algunos de los bailarines más excelsos.

Desde Cincuentopía os proponemos uno de esos instantes más significativos. Veamos cómo afrontan los bailarines del célebre Garnier, con los sublimes Dorothee Gilbert y José Martínez, este auténtico reto interpretativo.

Y si todavía os habéis quedado con ganas de más, os dejamos este enlace, dentro del canal en YouTube 1199tomtom, con el ballet completo. Se refiere a una grabación realizada en Rabat (Marruecos) el 11 de enero de 2014 e interpretada por la Orquesta Sinfónica Real de Marruecos dirigida por Oleg Reshetkin. La dirección artística corresponde a Natalia Kasatkina y Vladimir Vasilev y el cuerpo de baile pertenece al Gran Ballet Clásico de Moscú.  ¡A disfrutarlo!