Ballet: Romeo y Julieta de Serguèi ProkófievSerguèi Prokófiev (1891-1953) es uno de los más brillantes músicos del siglo XX en el más extenso sentido de la palabra: compositor de todo tipo de temas (conciertos, sinfonías, sonatas para piano, óperas, bandas sonoras para películas y, por supuesto, ballets), pianista de un excelente nivel y director de orquesta unánimemente respetado.

En su momento su estilo, en buena medida basado en composiciones disruptivas, fue considerado demasiado avanzado y formalista (es decir, fuera del ámbito del realismo) para los estándares de la Unión Soviética de aquel entonces. Esta cuestión le ocasionó numerosos problemas a lo largo de su vida, incluyendo el envío de su esposa a un campo de concentración acusada de espionaje. Como curiosidad, Prokófiev falleció exactamente el mismo día que Stalin: 5 de marzo de 1953 (si existe el más allá sería curioso saber cómo fue ese viaje compartido hacia la eternidad).

Romeo y Julieta es uno de los más famosos ballets creados por este gran compositor. Basado en la obra de William Shakespeare y estructurado en tres actos, su proceso fue bastante laborioso. Por poner un ejemplo significativo, en un primer momento los bailarines del teatro Bolshói se negaron a bailarlo al considerar que su complejidad rítmica lo convertía en inviable. Pese a todo, prácticamente desde su estreno, Romeo y Julieta, recibió excelente acogida por parte de públicos de la más variada naturaleza.

El ballet de Prokófiev se caracteriza por la huella indeleble que deja su tema principal y por su considerable variedad rítmica, entre otros aspectos dignos de mención. Hoy en día Romeo y Julieta está considerado como uno de los ballets más representados a escala internacional y ha sido coregrafiado e interpretado por buena parte de las grandes figuras mundiales de los últimos cincuenta años.

En esta ocasión introducimos para los seguidores de Cincuentopía una filmación muy poco conocida con una por entonces jovencísima Maya Plisetskaya. Son apenas tres minutos pero merece la pena.

Y para quienes deseen ver el ballet completo (con alguna sorpresa adicional) les recomendamos este enlace del canal Russian Ballet correspondiente al ballet Mariinsky, pura perfección.