Brihuega la pequeña Provenza, está bañada en malva

Pues sí, he vuelto y es que Brihuega enamora! Un pequeño pueblo de Guadalajara conocido como “El Jardín de La Alcarria”. Por su belleza y gran cantidad de fuentes de agua de manantial, amplios parques y numerosos jardines. Esconde los encantos de uno de los pueblos más bellos de Castilla la Mancha. Brihuega ha sido declarado Conjunto Histórico Artístico por su gran riqueza monumental e historia.

Ya me encanto cuando lo visité en el mes de noviembre y desde luego me prometí volver. No quería perderme la floración de sus campos de lavanda, conocidos por aquí como la pequeña Provenza.
Así, un pequeño grupo de amigos partimos al atardecer para sentir una de las experiencias sensoriales más bonitas que he tenido jamás. En esta época, la inmensidad de los campos de Brihuega, la pequeña Provenza, está bañada en malva. Una tonalidad que cambiaba hacia el púrpura a medida que el sol se escondía. Además, respirando un aire impregnado de ese aroma tan preciado de la lavanda. Un auténtico placer para los sentidos!

Aquí os dejo algunas fotos para animaros a venir. Si eres amante de las plantas aromáticas no te lo puedes perder. Apúntatelo en tus planes de verano, para el mes de julio. Y es que durante todo el mes Brihuega sorprende a los visitantes con experiencias únicas y multitud de actividades. Pasear en globo sobre los campos púrpura, visitas guiadas a los campos de lavanda, conciertos, concursos de pintura rápida, rally fotográfico o visitas a su conjunto monumental. En el ayuntamiento de Brihuega te informarán de todo.

Brihuega, la pequeña Provenza, está bañada en malva

Brihuega, la pequeña Provenza, está bañada en malva

Brihuega, la pequeña Provenza, está bañada en malva

Yo tenía claro que en esta escapada para mi post, la Lavanda, sería mi protagonista. Brihuega, la pequeña Provenza, está bañada en malva. La lavanda que torna del malva al púrpura.

Sabías que la flor de la lavanda es utilizada desde la antigüedad por sus propiedades terapéuticas? Es relajante, calmante, antiinflamatoria, estimulante del sistema inmunitario. La aliada perfecta para reducir los estados de ansiedad y nerviosismo. Para disminuir la tensión arterial, combatir el dolor de cabeza, aliviar las picaduras, evitar el mareo en los viajes, o facilitar las digestiones. Y por si esto fuese poco, previene y evita la caída del cabello, y deja un aroma absolutamente delicioso.

Así que no lo dude un segundo y me alojé en el hotel NIWA HOTEL&SPA

Brihuega, la pequeña Provenza, está bañada en malva

Además de encontrarte a las mil maravillas, puedes relajarte con un “MASAJE DE PINDAS AROMÁTICAS DE LA ALCARRIA”, un auténtico ritual detox-antiestrés , donde se utilizan las flores curativas más demandadas en cosmética y perfumería: la Lavanda, el Espliego y el Lavandín de La Alcarria, y sus aceites esenciales puros. Este masaje se realiza con pindas (saquitos) hechas a mano con las flores y hierbas recogidas por personal del hotel. Son calentadas al vapor y colocadas en los puntos estratégicos de cuerpo y rostro.

 

Sirven para masajear y trabajar los meridianos junto con los aceites esenciales de esta flor, combinando movimientos con el masaje shiatsu.

Un delicioso tratamiento de aromaterapia que favorece inmediatamente la relajación de todo el cuerpo (músculos, tendones y articulaciones), reduce las molestias y dolores, y alivia el estrés físico y mental, además de ser un potente desintoxicante para el sistema linfático. Hidrata y nutre en profundidad la piel de rostro y cuerpo. Perfecto si necesitamos una cura exprés antiestrés.

Brihuega, la pequeña Provenza, está bañada en malva

Brihuega, la pequeña Provenza, está bañada en malva
Yo salí de allí como nueva y cargada de energía positiva, no solo por el masaje, sino también por ese aire cargado de buenas vibraciones que desprende el hotel Spa Niwa y su propietaria Ana Bedoya, a quien agradezco de corazón estos dos días de bienestar pleno.
Brihuega, la pequeña Provenza, está bañada en malva
Y tú, no necesitas una escapada Niwa? A la vez que recuperas energía, comprobarás que Brihuega, la pequeña Provenza, está bañada en púrpura.

 

Beatriz Segovia

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Complutense de Madrid. Cuenta con más de 20 años de experiencia en agencias, medios impresos y social media, ejecutando planes de negociación, marketing y comunicación. Apasionada por el Lifestyle.