En Cincuentopía nos suena la cara de… Gustavo Cantolla, uno de los rostros más populares de los años setenta gracias a su presencia en Televisión Española.

Gustavo Cantolla comenzó su actividad en los medios de comunicación en Radio Juventud de Vizcaya. Allí conoce las técnicas radiofónicas y adquiere unos grandes fundamentos que le serán de suma utilidad en el futuro.

A comienzos de los años setenta empieza a trabajar en Televisión Española como locutor de continuidad. Su privilegiada voz y su correcta presencia ante la pequeña cámara le otorgan una notable credibilidad de cara a las audiencias y le permiten presentar el Telediario. Allí se consolida como un personaje muy reconocido del que se valora su sobriedad a la hora de difundir las informaciones.

Sin embargo, los numerosos cambios habidos en Televisión Española afectan a la notoriedad de Gustavo Cantolla y poco a poco va desapareciendo de la pantalla durante finales de los años ochenta.

Reemprende a partir de ese momento una notable carrera en el ámbito del doblaje, tanto de películas como de anuncios publicitarios. Su voz (junto a la de su hermano Héctor Cantolla) puede reconocerse hoy en día en numerosas películas de aquella época a lo largo de una carrera que ha durado cerca de cuarenta años.

Por eso, en Cincuentopía nos suena la cara de… Gustavo Cantolla.

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.