“Si observamos con cuidado podemos detectar la aparición de una franja social que antes no existía: la gente que hoy tiene entre cincuenta y setenta años. A este grupo pertenece una generación que ha echado fuera del idioma la palabra “envejecer”, porque sencillamente no tiene entre sus planes actuales la posibilidad de hacerlo.

Se trata de una verdadera novedad demográfica parecida a la aparición en su momento de la “adolescencia” , que también fue una franja social nueva que surgió a mediados del siglo XX para dar identidad a una masa de niños desbordados, en cuerpos creciditos, que no sabían hasta entonces dónde meterse, ni cómo vestirse.

Este nuevo grupo humano que hoy ronda los cincuenta, sesenta o setenta, ha llevado una vida razonablemente satisfactoria. Son hombres y mujeres independientes que trabajan desde hace mucho y que han logrado cambiar el significado tétrico que tanta literatura latinoamericana le dio durante décadas al concepto de trabajo. Lejos de las tristes oficinas, muchos de ellos buscaron y encontraron hace mucho la actividad que más le gustaba y se ganan la vida con eso.

Los que ya se han jubilado disfrutan con plenitud de cada uno de sus días sin temores al ocio o a la soledad, crecen desde adentro. Disfrutan el ocio, porque después de años, crianza de hijos, carencia de desvelos y sucesos fortuitos bien vale ver el mar con la mente.

Pero algunas cosas ya pueden darse por sabidas, por ejemplo que no son personas detenidas en el tiempo, la gente de “cincuenta, sesenta o setenta”, hombres y mujeres, maneja la computadora como si lo hubiera hecho toda la vida. Se escriben y “se ven” con los hijos que están lejos y hasta se olvidan del viejo teléfono para contactar a sus amigos y les escriben un email o un whatsap.

Hoy la gente de 50, 60 ó 70 como es su costumbre, está estrenando una edad que todavía NO TIENE NOMBRE. Antes los de esa edad eran viejos y hoy ya no lo son, hoy están plenos física e intelectualmente, recuerdan la juventud pero sin nostalgias, porque la juventud está llena de caídas y nostalgias y ellos lo saben. La gente de 50, 60 y 70 de hoy celebra el Sol cada mañana y sonríe para sí misma muy a menudo … hacen planes con su propia vida, no con la de los demás. Quizá por alguna razón secreta que sólo saben y sabrán los del siglo XXI. La juventud se lleva por dentro.

La diferencia entre un niño y un adulto, simplemente es el precio de sus juguetes.

Nota. Por favor, no te lo guardes, pásalo, sé que tienes juventud acumulada, no importa si son 50, 60, 70 o más …” No nos lo hemos guardado y compartimos el texto que nos ha enviado nuestro amigo Anselmo Mancebo.

Aunque a todos no nos resulta TAN SENCILLO. Si quieres redescubrir el tesoro que hay en ti, acude al taller PON VIDA A TUS AÑOS, que imparte nuestra cincuentópica Carmen Kauss.

¿Te apuntas?

Cincuentopía. “Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”. Memorias escritas al cumplir los 50 años por la Marquesa de la Tour du Pin, dama de corte de María Antonieta