El periodista Augusto Assía es el autor de la recopilación de crónicas titulada Cuando yunque, yunque. Cuando martillo, martillo. La obra recoge parte de los trabajos que el autor envió al diario La Vanguardia durante los años 1939 a 1945 con motivo de la Segunda Guerra Mundial.

El texto presentado ahora por Libros del Asteroide consta en realidad de dos libros que en su momento aparecieron de manera independiente: Cuando yunque, yunque, publicado en 1946, en el que se analiza la primera parte del conflicto bélico, entre 1939 y el verano de 1943, cuando la balanza parecía decantarse del lado alemán; y Cuando martillo, martillo, editado un año después y referido al periodo 1943-45 que supone la constatación del triunfo de las tropas aliadas.

Augusto Assía (cuyo verdadero nombre era Felipe Fernández Armesto) fue uno de los periodistas españoles más conocidos (y mejor pagados) del siglo XX. Además vivió casi cien años (1904-2002), lo que le permitió ser testigo de excepción de una muy extensa amalgama de acontecimientos de la más variada índole: desde la subida de los nazis al poder hasta el golpe de Estado del 23 de febrero en España.

Cuando yunque, yunque. Cuando martillo, martillo es un libro de extraordinario interés histórico. Conviene subrayar que Augusto Assía fue el único periodista español que permaneció en Londres durante la totalidad de la Segunda Guerra Mundial, circunstancia que le posibilita disponer de un punto de vista inalcanzable para el resto de sus compañeros de profesión. Además, también como elemento diferenciador de buena parte de dichos colegas, desde un primer momento se decanta por el bando aliado y más concretamente por el Reino Unido, país que considera que representa el sentido común, la democracia y la razón.

El libro del corresponsal de La Vanguardia nos permite comprender cuál fue la verdadera evolución de la Segunda Guerra Mundial, bastante más compleja y repleta de sutilezas de lo que habitualmente nos han contado los libros de historia al uso. A través de las páginas de la obra percibimos las primeras derrotas del bando aliado (con el enorme desastre del fallido desembarco en Dunkerque a la cabeza), las conmociones que suponen los encarnizados bombardeos sobre Londres, la vida en los refugios subterráneos, la incorporación de Estados Unidos al conflicto, el inexorable avance de los aliados sobre territorios controlados por Alemania hasta concluir en el desembarco de Normandía o el cercamiento final de la ciudad de Berlín con la creciente pugna entre soviéticos y angloamericanos.

Pero la visión de Augusto Assía va más allá de la Segunda Guerra Mundial. En las páginas de Cuando yunque, yunque. Cuando martillo, martillo también nos desvela algunas de las singularidades de la sociedad británica y de las peculiaridades de sus ciudadanos: las recoletas calles donde se ubican sus más selectos comercios, el complejo mercado de la información repleto de diarios que satirizan incluso a sus propietarios, las diferencias entre un lord o un sir, las complicadas relaciones entre ingleses, galeses y escoceses, los curiosos procesos de realizar testamento… Su atenta lectura permite comprender lo simple de los análisis apresurados y superficiales de otros supuestos expertos en la materia.

Por supuesto Augusto Assía no es ajeno a algunas de las carencias del periodismo. Sea por problemas con la censura de guerra o con la censura española se advierten ciertas lagunas en el seguimiento diario de la Segunda Guerra Mundial aunque no es menos cierto el notable carácter premonitorio de sus juicios de valor sobre la realidad de India y sus expectativas de futuro en el medio plazo.

Cuando yunque, yunque. Cuando martillo, martillo incluye un interesante prólogo de Ignacio Peyró. Como curiosidad, en la solapa de la primera edición se indica 1906 como año de nacimiento del autor aunque la fecha correcta corresponde a 1904.

Augusto Assía es otro eslabón más de esa magnífica generación de periodistas españoles que tuvieron capacidad para compatibilizar la práctica del periodismo con un notable dominio lingüístico, narrativo y estilístico, apostando por géneros informativos como el reportaje en profundidad o la crónica. Algunos de ellos, como Manuel Chaves Nogales o Agustí Calvet “Gaziel” han sido analizados a lo largo de estos últimos meses en Cincuentopía; de otros prometo ocuparme en el más breve plazo de tiempo posible.

Desde luego considero que merece la pena conocer más sobre el quehacer de Augusto Assía. Quien se sumerja en las páginas de Cuando yunque, yunque. Cuando martillo, martillo podrá comprobar de primera mano la elegancia de su prosa, su hondo cosmopolitismo entendido en el sentido más positivo del término, el permanente y sutil sentido del humor (esa tan británica capacidad del “understatement”) o la sempiterna actitud de curiosidad hacia cualquier cosa que le rodea.

———————————————————————————————————-

Augusto Assía. Cuando yunque, yunque. Cuando martillo, martillo. Libros del Asteroide.

———————————————————————————————————-

 

David Parra

Especialista en nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones aplicadas al ámbito del periodismo. Ha publicado alrededor de diez libros y más de treinta artículos en revistas científicas. Le gusta leer.