La Sirenita, uno de los símbolos más universales de Copenhague

Hay varias maneras de irnos de ruta por Copenhague: una, sin duda interesante, consiste en adecuarse a un recorrido típico y habitualmente realizado por cualquier turista que se precie; y existe una segunda vía, todavía más apasionante, basada en descubrir determinados rincones que no suelen entrar dentro de los circuitos comerciales al uso.

A través de la primera opción accederemos a algunos de los más clásicos rincones de Copenhague: símbolos universalmente reconocibles como la lánguida Sirenita siempre rodeada por un halo de tristeza, el Parque Tívoli, uno de los más antiguos de todo el mundo, o la ya mítica Christiania; grandes parques y zonas boscosas donde compartir experiencias (Jardines del Rey, Churchillparken…); atractivos palacios y castillos (Amalienbog, Christianborg, Rosenborg, Kastellet); o incluso museos tan espectaculares como el Glyptotek, la Colección Hirschsprung o la Galería Nacional de Arte. Páginas web como Visit Copenhagen o Copenhague Info son de bastante utilidad.

Pero para los seguidores de Cincuentopía proponemos un recorrido alternativo (obviamente sin desdeñar ninguna de las maravillas anteriormente indicadas) compuesto por cinco rincones que hemos encontrado sumamente interesantes: la Iglesia de la Trinidad, sus pequeñas plazas, los espacios sociales Nyboder y Brumleby, el Diamante Negro y el cementerio Assistens Kirkegaard. Nos ponemos en ruta por Copenhague.

 

En ruta por… Copenhague

Interior de la Iglesia de la Trinidad

La Iglesia de la Trinidad

Nuestro recorrido comienza por una construcción que a menudo queda eclipsada por otra a la que está adosada: nos referimos a la Iglesia de la Trinidad, que comparte tabique con la muy conocida Torre Redonda. Adentrarse en su interior supone un brusco cambio con el animado entorno que la rodea; nuestros pasos resuenan en las desgastadas pero bruñidas losetas mientras contemplamos atónitos algunos elementos inusuales en un templo: filas de lámparas de seudoaraña, un reloj de pared, un retablo bajorrelieve con escenas mundanas…

Apenas conserva algunas de sus partes originales del siglo XVII (los consabidos y terribles incendios de Copenhague tienen mucho que ver) pero el conjunto es de excepcional interés. Y si se tiene la fortuna de entrar cuando alguien está tocando el poderoso órgano la sensación de misticismo se acrecienta hasta límites insospechados.

 

En ruta por… Copenhague

La plaza de Sankt Hans Torv es el centro neurálgico del distrito de Norrebro

Las otras plazas

Es característico de los habitantes de Copenhague lanzarse a las calles cuando aparece un rayo de sol (sin duda el hecho de que llueva uno de cada dos días explica dicha situación). Las plazas se llenan de personas que disfrutan del astro rey en soledad o en animada conversación con otros ciudadanos.

Además de las más conocidas (Radhuspladsen o Kongens Nytorv) hay otras pequeñas plazas que resultan deliciosas para transitar con calma sobre sus losetas y dejarse acariciar por el sol (en caso de que se decida a salir). De todas ellas recomendamos Sankt Hans Torv (centro neurálgico del distrito de Norrebro y lugar de reunión habitual de muchos jóvenes en torno a algunos bares de moda), Halmtorvet (preciosa plaza adoquinada rodeada de bellísimo edificios recién restaurados en pleno barrio de Vesterbro) y Grabodetorv (coqueto y colorista rincón en el centro de la ciudad).

 

En ruta por… Copenhague

Nyboder, colonia de viviendas destinadas a alojar al personal de la marina danesa

La apuesta por la solidaridad social

Es bien conocido que Dinamarca constituye uno de los países paradigmáticos del Estado del bienestar, gracias a una apuesta sostenida a lo largo del siglo XX. Pero sus reformas sociales vienen de lejos. Algunas de ellas se concretan en dos pequeños bastiones ubicados en pleno Copenhague: Nyboder y Brumleby.

Nyboder es una especie de colonia industrial creada en el siglo XVIII a impulso del rey Christian IV (también conocido por su sobrenombre El Rey Arquitecto). Consta de un conjunto de viviendas destinadas a alojar al personal de la marina danesa (función que continúan cumpliendo más de 200 años después) que llama la atención por la armonía de los bloques, todos y cada uno de ellos pintorescamente decorados.

Por su parte Brumleby es un complejo de alrededor de 500 casas que fue construido a mediados del siglo XIX bajo los auspicios de la Asociación Danesa de la Medicina, que distribuyó las viviendas de forma cooperativa. Los expertos consideran que fue el primer proyecto urbanístico dirigido a proporcionar viviendas a los más pobres de la ciudad.

 

En ruta por… Copenhague

Vista del Diamante Negro desde uno de los canales de Copenhague

El Diamante Negro

La prosperidad danesa y el sentido cívico y común de sus gobernantes (circunstancias que no siempre van de la mano) está permitiendo la realización de excelentes iniciativas arquitectónicas durante estas últimas décadas. Una de las más destacadas es el Diamante Negro. Se trata de un edificio que ni pasa desapercibido (está fabricado en vidrio y granito de Zimbabue) ni deja indiferente: para algunos es un pegote que afea el edificio clásico de la Biblioteca Real y para otros es una maravilla de la arquitectura de finales del siglo XX (se terminó de construir en 1999).

Para juzgarlo en su compleja dimensión nuestro consejo es no sólo visitarlo por dentro ni verlo a pie de calle (no hay apenas perspectiva para ello) sino contemplarlo desde el canal a bordo de alguno de los numerosos barcos que realizan diferentes recorridos turísticos (la experiencia valdrá la pena).

 

En ruta por… Copenhague

El imponente cementerio de Assistens Kirkegaard cuenta con las tumbas de algunos de los daneses más renombrados

El cementerio Assistens Kirkegaard

Y nuestra visita al Copenhague más atípico concluye con el cementerio Assistens Kirkegaard. Creado en 1760 como camposanto para los pobres, desde el siglo XIX comenzó a ser el lugar elegido para ser enterrado por algunas de las grandes personalidades danesas.

Con un poco de paciencia y la ayuda de un plano situado junto a la entrada principal, se pueden hallar las tumbas del escritor Hans Christian Andersen, el físico Niels Bohr, el filósofo Soren Kierkegaard o el pintor Christoffer Wilhelm Eckersberg.

Mientras recorremos sus impolutas instalaciones nos encontramos con ciudadanos practicando jogging, niños en cochecitos, parejas enamoradas… Todo ello en un entorno de árboles cuyos troncos se retuercen como si el dolor acumulado entre los muros también les afectara, así como variada flora y fauna (que nadie se sorprenda al encontrarse con alguna traviesa ardilla).

Sabemos que nos dejamos muchos lugares por recorrer de Copenhague. Nos vienen a la memoria las múltiples y espectaculares cervecerías (Faergekroen Bryghus, BrewPub Kovenhavn, Norrebro Bryghus…), el clásico Nyhavn rodeado de locales donde comer, beber y escuchar música, las renombradas iglesias Marmorkirken y Vor Flesers Kirke…

En este vídeo, correspondiente al canal WonderfulCopenhaguen, podemos hacernos otra idea aproximada de la ciudad.

Si eres de los que ya ha estado en Copenhague nos gustaría que compartieras con nosotros tus recuerdos y experiencias. ¿Cuál es tu rincón favorito de la ciudad? ¿Hay alguno que hayas echado en falta?