Elvira Martínez Lorenzo, San Petersburgo

 

“He perdido esta ciudad,
la he borrado del atlas,
no existe el Hermitage
y sus setenta gatos,
sus relojes y resortes,
la libélula dorada,
el pavo real,
el gallo,
la sala de ámbar,
el aire que perfecto atraviesa
las máquinas.
He borrado el Mariinski
de hadas aladas,
los violines mágicos,
la perfecta resonancia.
Ya no existe el Neva,
ni el Palacio de Invierno,
la Venecia del norte
no tiene referencias,
ni latitudes, ni espacios,
porque no está tu mano
para andar por sus calles,
y debes apuntar otra deuda
en lo que no me has dado.

 

Elvira Martínez Lorenzo. Los disfraces de Clara. Gerüst Creaciones.

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.