En Cincuentopía nos suena la cara de… José Antonio Plaza, quien durante casi tres décadas ejerció el periodismo en televisión.

José Antonio Plaza (1939-1998) cursó estudios de derecho y periodismo, iniciando su actividad a finales de los años cincuenta en medios de comunicación como el diario Pueblo o las emisoras Radio Madrid y La Voz de Madrid.

Su inicial salto a la fama tiene lugar a comienzos de la década de los sesenta, tras su incorporación a Televisión Española. Allí desarrolla su profesión en los servicios informativos y a partir de 1968 es destinado como corresponsal en Londres. Así se mostraba ante la cámara en aquellos años.

Cuando José Antonio Plaza regresa a España en 1975 el país se encuentra en pleno cambio político. En compañía de Alfredo Amestoy se encarga de presentar el programa 35 millones de españoles, con el que su fama se dispara. Durante el transcurso de ese programa tiene lugar un episodio que marca su posterior trayectoria: sufre graves heridas al ser atropellado por un vehículo y corren toda clase de rumores sobre si se trata de un mero accidente o de un intento de homicidio.

A partir de ese momento su salud quedó afectada, lo que no le impidió permanecer en primera línea con programas como 625 líneas o 300 millones o dirigir 24 imágenes por segundo, centrado en el mundo del cine y presentado por Isabel Tenaille. Con posterioridad se responsabilizó de contenidos como el concurso Ding-Dong o el infantil Sabadaba.

Ya en los años ochenta José Antonio Plaza comenzó a trabajar en Antena 3 Radio, la revista Panorama o a partir de 1989 en la cadena privada de televisión Antena 3, en la que lideró programas como Un país de locos, Veraneando, Una pareja feliz o Querida familia, entre otros.

José Antonio Plaza falleció cuando todavía no había cumplido los sesenta años y prestaba sus servicios para la cadena autonómica Canal 9. A lo largo de su trayectoria obtuvo múltiples galardones, entre lo que se incluyen el Premio Ondas 1975 dentro de la categoría de Televisión.

Por eso, en Cincuentopía nos suena la cara de… José Antonio Plaza.

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.