Retomamos nuestra serie En ruta por… En esta ocasión los pasos nos conducen en ruta por Elche, una ciudad quizá no tan turística y conocida pero siempre interesante. Además, éste es el espíritu de Cincuentopía: compartir con los seguidores lo que es más popular y descubrir cosas nuevas para seguir compartiendo.

En ruta por... Elche

Aludir a Elche es referirse a su formidable palmeral

Fundada hace 26 siglos y con más de 200.000 habitantes, hablar de Elche (Alicante) es referirnos a su formidable palmeral, declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. Las palmeras están presentes en todos los rincones, hay quien dice que existe al menos una por ciudadano, es posible que el dato se aproxime bastante a la realidad.

En ruta por... Elche

Aunque reducida por un terremoto durante el siglo XIX La Calahorra mantiene un aspecto impresionante

¡Cuánta belleza acumulan las palmeras de Elche! Y ¡qué variedad tan magnífica! Las hay tan altas que parecen querer alcanzar el cielo, robustas como sólidos torreones de vigilancia, contorsionadas como una columna salomónica… Pero todas ellas tienen en común su color tan especial y su imponente presencia ante la que resulta imposible permanecer impasible.

Elche posee una apreciable concentración monumental. En apenas unos metros desfilan ante los ojos del viajero los edificios del Museo Arqueológico, Espacio del Arte, Museo Municipal de la Fiesta, Casa del Belén… y también la antigua lonja municipal convertida ahora en Ayuntamiento.

En ruta por... Elche

Detalle de la cúpula de la basílica de Santa María

Punto y aparte merece La Calahorra, la impresionante torre de defensa integrada en la antigua muralla que fue erigida en el siglo XIII y que perdió 10 de sus 25 metros originales de altura como consecuencia de un terremoto acaecido en 1829. Es verdad que las múltiples obras y reconstrucciones han modificado por completo su estructura pero su aspecto continúa siendo imponente.

Y luego está la basílica de Santa María, un formidable edificio cuya construcción concluyó en el siglo XVIII y ante el que es difícil elegir qué es lo que más asombro causa: sus tremendas dimensiones, la evolución de estilos arquitectónicos, la grandiosidad de su cúpula… Es el lugar donde cada 15 de agosto se celebra el Misteri d’Elx, declarado por la Unesco en 2001 Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial y el único evento de estas características que continúa llevándose a cabo en el interior de un templo.

Pero Elche es mucho más: sus pequeñas plazoletas que súbitamente aparecen ante los ojos del viajero; los recoletos rincones encajados entre calles angostas; los comercios tradicionales por los que no parece transcurrir el devenir del tiempo..

En ruta por... Elche

Replaceta de La Fregasa, uno de los rincones más pintorescos de Elche

Desde luego la gastronomía es otro de los motivos para acudir a Elche. Aunque su plato más conocido es el arroz con costra no podemos olvidar manjares como el mujol del hondo con ali oli, el puchero con pelotas, los dátiles e higos, la tortada, el anís de paloma o “nugolet”, el destilado de la flor de cantueso…

Para apreciar todo lo que ofrece la ciudad de Elche a los cincuentópicos recomendamos la página web oficial de turismo Visite Elche. Rescatamos de su canal en YouTube este vídeo que explica algunos de los aspectos que hasta el momento hemos comentado.

Nos despedimos con cierta nostalgia de Elche, acaso con la sensación de que nos hemos dejado cosas por ver y de que antes o después tendremos que regresar para reencontrarnos con la ciudad.

Te recordamos otras entradas de Cincuentopía que corresponden a nuestra serie En ruta por
En ruta por… Alentejo de Portugal
En ruta por… San Gimignano de Italia
En ruta por… el centro de Escocia
En ruta por… el Tirol de Austria
En ruta por… Rovaniemi, la tierra de Papá Noel
De ruta por Copenhague
En ruta por… Finnmark en Noruega
En ruta por… El Algarve de Portugal
En ruta por… Sierra Bermeja
En ruta por… la Costa del Sol

 

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.