El Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC) dedica una exposición a paisajes y políticas del agua durante los día 2 de diciembre de 2017 al 27 de mayo de 2018.

Bajo el título “REGIÓN (Los relatos).Cambio del paisajes y políticas del agua” la muestra es consecuencia de la investigación sobre la transformación del territorio producida por la realización de grandes obras hidráulicas, con especial atención a los embalses del noreste de la provincia de León (Embalse del Porma y Embalse de Riaño) de cuya construcción se cumplen 50 y 30 años respectivamente en 2017.

Comisariada por Bruno Marcos y Alfredo Puente, la exposición que centra su atención en el paisajes y políticas del agua es coordinada por Zaida Llamas Álvarez (FCAYC) y Helena López Camacho (MUSAC). El proyecto toma su título y tiene como arranque conceptual la obra literaria Volverás a región de Juan Benet (Madrid, 1927-1993), ingeniero que construye la presa del río Porma en el leonés valle de Vegamián, y que mitifica en su novela el espacio natural y humano que va a anegar bajo las aguas, encarnando así el dilema esencial de estos procesos; aquel que vuelve antagonistas pasado y futuro, progreso y memoria.

El evento recoge materiales de diversa naturaleza: desde obras pictóricas a restos arqueológicos, material de archivos personales, prensa de la época, planos de ingeniería, expedientes de expropiación inéditos, documentales emitidos en televisión, libros centenarios de educación agrícola, películas, carteles o fotografías, además del trabajo de varios destacados artistas actuales que han reflexionado sobre el tema.

La exposición sobre paisajes y políticas del agua del MUSAC de León tiene como objetivo reunir en el presente todos los tipos de relatos, con sus luces y sus sombras, en torno a esta transformación: el relato institucional, el político, el periodístico, pero también otros como el de la memoria popular, el literario, el cinematográfico o el artístico.

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.