El festival Folk Segovia cumple su XXXIV edición. Desde Cincuentopía centramos nuestra atención en un evento que, año tras año, se consolida e incrementa sus niveles de aceptación.

Folk Segovia tiene lugar durante los días 28 de junio al 2 de julio de 2017. A lo largo de cinco jornadas la programación de calle se convierte en protagonista de este festival de música de raíz, uno de los más veteranos de los que se celebran en España, con espectáculos en San Martín y el Azoguejo, además de los tradicionales pasacalles por el casco histórico de la ciudad de Segovia, este año con una participación más nutrida que nunca.

Dentro de ese papel preponderante de los espectáculos de calle, la plaza de San Martín acoge dos espectáculos abiertos al público. El viernes día 30 actúan en este emblemático espacio Pepe Colás y Los Punkifolkis, una divertida propuesta que llega desde Cuéllar con sus sonidos alternativos a partir de la tradición castellana; y en esta misma plaza, el sábado 1 de julio, la música celta de Highlanders.

Folk Segovia cumple su XXXIV edición

Folk Segovia cumple su XXXIV edición

Ligados indisolublemente al festival Folk Segovia, los pasacalles del fin de semana recorren las calles más céntricas de la capital en las mañanas del sábado y el domingo. Este año, la presencia de grupos es más nutrida que nunca, con la Bandina LaKadarmada (Asturias), la Cuadrilla de La Albatalía (Murcia), La Ronda de Motilleja (Castilla-La Mancha), Dairca Música y Tradición (Castilla-La Mancha), el salmantino Manuel Pérez Becerro, los madrileños de la Escuela de Folklore Plaza Castilla y la Escuela de Dulzainas de Segovia.

La programación abierta al público se completa con uno de los conciertos más esperados del año para muchos segovianos, el que Nuevo Mester de Juglaría ofrece anualmente coincidiendo con la festividad de San Frutos o la de San Pedro. Este año será en San Pedro, dentro de la programación de Folk Segovia, y con el acueducto como inmejorable telón de fondo.

Pasando ya a los recintos cerrados, la inauguración del festival tiene lugar en La Alhóndiga el 28 de junio, una cita en la que actúa la Escuela de Dulzainas de Segovia y que incluye uno de los momentos más emotivos de esta edición, el homenaje que Folk Segovia rinde al periodista Alfredo Matesanz, recientemente jubilado tras más de 40 años siendo una de las más queridas voces segovianas, desde los micrófonos de Radio Segovia.

La Alhóndiga acoge además los conciertos de Siria en mí, el dúo que integran el sirio Mahmoud Fares y el sudanés Wafir S. Gibril, (29 de junio), El Mantel de Noa, un viaje por las músicas del mundo (30 de junio) y Sones de la Tierruca, folklore cántabro con especial hincapié en la tonada montañesa (1 de julio).

Cambiando de escenario, el Museo Zuloaga (Iglesia de San Juan de los Caballeros) es escenario de dos conciertos nocturnos. El viernes 30 los protagonistas son el grallista y clarinetista Manu Sabaté y su innovadora apuesta Inxa Impro y El Naan, música tradicional convertida en universal que llega desde Palencia. El sábado 1, es el turno de Nes, con la cantante y chelista franco-argelina Nesrine Belmokh al frente, y el Hombre Folkíbero, un proyecto puesto en marcha por el músico segoviano Jesús Parra.

El resto de actividades del completo programa de esta trigésimo cuarta edición de Folk Segovia se desarrollan en el Torreón de Lozoya, que alberga las ya habituales presentaciones de libros y discos y la tradicional feria discográfica, así como la exposición del festival, este año dedicada a la colección de zambombas de Félix Nolasco y un taller de construcción de instrumentos tradicionales, de la mano de Julio Arribas y dirigido fundamentalmente al público infantil, el sábado 1 y el domingo 2.

Las entradas para los conciertos del Museo Zuloaga (Iglesia de San Juan de los Caballeros) pueden adquirirse ya en el Centro de Recepción de Visitantes del Azoguejo y a través de la página web de Turismo de Segovia al precio de 12 euros. Las localidades para los espectáculos de La Alhóndiga, al precio de tres euros, se pondrán a la venta en el propio recinto, desde una hora antes de cada actuación.

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.