Yo no concibo la vida sin él,  me encanta solo a pellizcos, acompañado, mojarlo…  y más ahora que lo he conocido en un taller de pan artesano a fondo de la mano de Moncho López, el propietario de Levaduramadre (www.levaduramadre.es), una panadería donde se cuidan las materias primas, ecológicas y sostenibles,  los procesos de fabricación son artesanales, se respetan  los tiempos de fermentación  y se utiliza la masa madre, todos  ingredientes para llevar a  cabo su Leit motiv: “Hacer las cosas ordinarias extraordinariamente bien”

Así no dude en apuntarme a un taller de pan artesano y ver todo esto con mis propios ojos e incluso llevarlo a cabo con mis propias manos. La experiencia fue increíble y preparamos dos panes de hortalizas,  panes diferentes, coloridos, sanos  y naturales.

El pan de calabaza, donde esta hortaliza forma parte de la masa desde el primer momento y esta será la que aporte hidratación a la receta. Harina de trigo, levadura, sal, masa madre y calabaza asada se amasan juntos hasta conseguir una masa elástica y homogénea a la que se da forma a mano y se deja fermentar al menos 90 minutos antes de hornear.

 

 

 

 

 

 

 

 

El resultado es un pan de un bonito color naranja, suave y esponjoso, con un sutil sabor a calabaza que puede acompañar perfectamente platos tanto dulces como salados.

El pan de remolacha, queso de cabra y romero, en este caso no se  incorpora la remolacha en la masa, sino que se añade al final, en trozos grandes, antes de dejarlo fermentar durante 24 horas.

“Una vez fermentada, tenemos una masa cargada de gas y muy delicada que hay que tratar con mucho cuidado; añadir el queso, envolverlo y dejar reposar una hora más, antes de pinchar el romero y meterlo al horno”, nos dice Moncho, al frente del taller de pan artesano.

 

 

 

 

 

 

“La clave de este pan está en el romero, ya que la ramita además de aportar un aroma inconfundible, se clava para sujetar la masa y que no se abra durante el horneado. Una vez que sale del horno se sustituye la rama quemada por una fresca”, explica Moncho.

Este pan tiene un precioso color rosado y un sabor tan particular  que lo convierte casi en un plato por sí mismo. Espectacular

El taller de pan artesano fue divertidísimo, donde haces tus panes y después te los llevas a casa para disfrutarlos con los tuyos y presumir de que eres una gran panadera, les dejaras boquiabiertos y totalmente conquistados.

Las actividades como el taller de pan artesano me parecen una idea estupenda para hacer un plan con amigas, familia o porque no sola. Duran 4 horas en fin de semana. No necesitas llevar nada, sólo ganas de disfrutar y aprender de este manjar, te animas?

Se realizan en el obrador de Levaduramadre en Calle del Hierro, 33, Primera Planta, Nave 7, 28045, Madrid.

También puedes probar la gran  variedad de panes en sus panaderías de  Alcalde Sainz de Baranda 16 · Diego de León 61, pequeñitas pero muy bien surtidas de todos los productos que se elaboraban cada día en el pequeño obrador y donde se esfuerzan por  recuperar el gusto por el pan de siempre y el trato directo y familiar con el cliente y en sus Coffee bakeries para  degustar  con aromáticos cafés e infusiones sus ricos pastelitos y bollería dulce y salada en: Calle de  José Ortega y Gasset 92 · Franquicias: Calle Pez, 1 · Andrés Mellado, 8 · Isaac Peral 18 · Vallehermoso, 38 · Espronceda, 3 de Madrid.

1, 2, 3 Con las manos en la masa!!!

Beatriz Segovia. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Complutense de Madrid. Cuenta con más de 20 años de experiencia en agencias, medios impresos y social media, ejecutando planes de negociación, marketing y comunicación. Apasionada por el Lifestyle.