Hoy mi colaboración en Punto y Seguido tiene nombre  y apellidos: José Miguel Maté, Maté para los amigos, un empresario madrileño y cincuentópico para más señas, que el pasado miércoles realizó la proeza de cruzar el estrecho de Gibraltar a nado. Seis agotadoras  horas para  culminar su reto anual de conseguir fondos para la lucha contra el cáncer infantil.

Pero aquí no empieza la historia del compromiso de Mate. Son ya diez los años que lleva corriendo grandes maratones por todo el mundo para recaudar fondos con los que ayudar  a los niños con cáncer a través de la fundación Afanic. Diez años en lo que  ha conseguido recaudar 250.000 euros con los que proveer de medicamentos al Servicio de Oncología Pediátrica del Hospital de Santa Cruz de la Sierra en  Bolivia.

Uno de los nuestros

Maté es un ejemplo de nuestra generación, una generación que tiene mucho que ofrecer a nuestra sociedad. Creador de riqueza  y de empleo en Tressis, compañía en la que es consejero delegado, este empresario encuentra tiempo y dinero para dedicarlo a las causas que no pueden esperar, como la de los niños enfermos de cáncer. Cada año que pasa el reto de Maté para recaudar fondos y concienciar a sus muchos amigos empresarios que le siguen y apuestan por él se vuelve más difícil, y la lección de entrega, de valor y de compromiso es, cada vez, más importante.

Este año, además, el componente personal ha entrado en juego y  Maté tiene un motivo más para ganar, la leucemia que padece su sobrino Gus quien, a los 15 años, ya sabe lo que es luchar las grandes batallas de la vida. Por ello, en esta ocasión, el esfuerzo de José Miguel Maté se ha destinado a ayudar a la Fundación Aladina,  una entidad privada sin  ánimo de lucro creada en 2005 con el objetivo de ayudar a niños y adolescentes enfermos de cáncer como Gus y a sus familias, proporcionándoles apoyo integral: material, psicológico y emocional.

Este es el video de la hazaña:

Sería  injusto hablar de Maté y no darle un espacio a su mujer, Inmaculada Blanquer, también empresaria en Assari, centro de wellness y asesoramiento médico-deportivo en el que Maté prepara sus retos, y también muy comprometida con los más necesitados. Y, aunque el  dicho afirma que “detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”, Inma no está detrás de Maté sino a su lado, codo con codo, dando aliento y compartiendo con él cada reto por difícil que este sea.

José Miguel Maté e Inmaculada Blanquer

José Miguel Maté e Inmaculada Blanquer

“José Miguel, tu cansancio nos da vida” es el grito agradecido de los niños enfermos de cáncer en Bolivia. Al  escucharlo, no puede extrañar a nadie que Maté siga incansable en la lucha año tras año  y que, sin haberse todavía recuperado de su última gesta, esté ya pensando en los retos futuros.

Si quieres disfrutar de un momento de legítimo orgullo por uno de los nuestros, no te pierdas este video que le dedican a Maté los niños bolivianos.

 

Paloma Carreño. Aunque en estos tiempos que corren quien no es un gurú o un crack no es nadie, yo confieso ser nada más y nada menos que una profesional del marketing y la comunicación estratégica que ha desarrollado su carrera profesional en entornos internacionales. Veinticinco años en los que lo he hecho lo mejor que he sabido y me han dejado, que ya es bastante. Apasionada de la creatividad y de cualquier actividad que nos impulse a ser más libres y más felices. En la actualidad, cofundadora de Gildascloset.com