Julieta Dobles, Apuestas

Julieta Dobles

“Tú pones los silencios auspiciantes,
vestíbulo del ansia
en tu sonrisa de muchacho con soles.

Yo pongo la poesía.

Tú, esas manos de móvil expertez
que trazan tatuajes invisibles y ávidos
sobre el escalofrío de mi piel.

Yo pongo la poesía.

Tú, el beso,
puerta de mudos goznes al deseo.

Yo pongo la poesía.

Tú, las lanzas osadas y profundas,
sagradas armas, siempre nuevas
en la vieja irreverencia del amor.

Yo pongo la poesía.

Tú, esa ternura tuya,
sábana singular
que me rinde y me vuelca.

Yo pongo la poesía.

¿Y la música de los cuerpos,
perdurable en su hermosa brevedad,
triunfante cada día frente a la destrucción?

Ah, esa la ponemos los dos,
Tañedores expertos del deseo…”

 

Julieta Dobles. Hojas furtivas. Editorial Costa Rica.

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.