A raíz de la reseña de Perfidia y dado lo elogioso del comentario varios seguidores de Cincuentopía han pedido que analicemos algunas otras novelas de James Ellroy. Dicho y hecho: centremos la atención en La Dalia Negra, que vendría a ser su continuación cronológica (pese a escribirse casi treinta años antes).

Poco tengo que añadir a la figura de James Ellroy (1948) que no escribiera con ocasión del análisis de Perfidia: nos encontramos ante un autor con una capacidad narrativa casi imposible de encontrar en el actual panorama literario internacional; un escritor con un universo tan excesivo como su propia biografía; un literato que estruja los aspectos menos edificantes de la sociedad hasta hacerlos pedazos; en suma, un potro desbocado de las Letras.

La Dalia Negra arranca en el otoño de 1946, cuando los efectos de la Segunda Guerra Mundial, sobre todo en lo que concierne al conflicto con Japón (no tanto con Alemania), todavía son perceptibles en la sociedad estadounidense en general y en la ciudad de Los Ángeles (y muy especialmente en su Departamento de Policía) en particular.

El 15 enero de 1947 aparece en un solar desocupado de Los Ángeles el cadáver de una mujer de alrededor de treinta años. Su cuerpo está desnudo, ha sido seccionada en dos y presenta abundantes señales de haber sufrido severas torturas antes de ser asesinada, conforme es con posterioridad confirmado por los pertinentes análisis forenses.

A partir de la investigación para resolver el crimen de la fallecida, a la que los periodistas apelan como la Dalia Negra, James Ellroy construye un complejo y fascinante entramado en el que se mezclan fobias y filias personales, intereses y ambiciones profesionales, anhelos ocultos, pasados siniestros, promesas incumplidas, fortunas de dudoso origen, relaciones familiares viciadas en su origen… Un entorno en el que no todo es lo que parece.

La Dalia Negra es una novela de un vigor incontestable. En ocasiones su frenético ritmo narrativo quizá llegue a agotar al lector, a veces da giros de tuerca que acaso sean un tanto tramposos, es posible que el nihilismo de los protagonistas nos parezca exasperante… pero en realidad nada de esto  importa debido a la fortaleza de lo contado (ejemplar, una vez más, la urdimbre concebida por el escritor) y a la potencia con que es narrado.

Algunos de los personajes que pululan por las páginas de La Dalia Negra aparecen en otras novelas de James Ellroy. Creo que descubrir, de manera tan gradual como sorpresiva, la forma en que se van incorporando al relato es uno de los grandes atractivos del libro, sobre todo para los seguidores habituales del autor.

La Dalia Negra es el primer volumen del denominado Primer Cuarteto de Los Ángeles (junto a El gran desiertoL.A. Confidential y Jazz blanco), que abarca el periodo correspondiente a 1946 y 1958 y que es seguido en el tiempo por la conocida como Trilogía Americana (formada por las novelas AméricaSeis de los grandes y Sangre vagabunda), centrada entre 1958 y 1972. La mayor parte de ellas se puede encontrar en español, a precios económicos, en B de Bolsillo.

Con La Dalia Negra comenzó a gestarse el poderoso imperio narrativo de James Ellroy dedicado tanto a Los Ángeles (el Cuarteto) como a Estados Unidos (la Triología). Asistamos a su construcción desde los mismísimos cimientos y deleitémonos con la maestría de este excelente narrador.

——————————————————

James Ellroy. La Dalia Negra. B de Bolsillo.

——————————————————

David Parra

Especialista en nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones aplicadas al ámbito del periodismo. Ha publicado alrededor de diez libros y más de treinta artículos en revistas científicas. Le gusta leer.