La reseña de La voz a ti debida de Pedro Salinas forma parte de una iniciativa que quiero llevar a cabo durante las próximas siete semanas, en coincidencia con el periodo de vacaciones de verano. ¿Por qué no analizar un libro de poesía con la convicción de que el solaz estival es la opción idónea para disfrutar en toda su intensidad del sentimiento lírico?

Ya puestos en materia, he seleccionado obras de poetas encuadrados en la denominada Generación del 27, aprovechando la celebración del nonagésimo aniversario del homenaje a Luis de Góngora en el Ateneo de Sevilla que ejerció como detonante de dicho movimiento.

Pedro Salinas (1891-1951) publicó La voz a ti debida en 1933. En ese momento ya contaba con una notable producción lírica que se añadía a sus facetas de catedrático universitario, filólogo, traductor,  impulsor de revistas e incluso autor de algunos textos en prosa encuadrados en el vanguardismo (especialmente en el futurismo).

No es casual que su título proceda de un verso de la Égloga III de Garcilaso de la Vega (“ pienso mover la voz a ti debida ”) pues hay mucho del espíritu de dicho autor en el conjunto de esta obra. El libro forma parte de la conocida como Trilogía del amor (junto a Razón de amor y Largo lamento).

La voz a ti debida de Pedro Salinas es un libro hermosísimo que presenta al lector la historia de una pasión amorosa, desde sus comienzos hasta la concusión. Desde tal punto de vista se enmarca en la mejor tradición de la poesía amorosa española, más en la línea de Juan Ramón Jiménez que en la de Gustavo Adolfo Bécquer pero sin que dejen de apreciarse destellos que también lo aproximan al segundo.

Hay mucho de autobiográfico en cada uno de los setenta poemas que conforman el texto de Pedro Salinas (quizá incluso una declaración de amor extraconyugal hacia una estudiante estadounidense, como ha puesto de relieve más de un investigador). En realidad la poesía como elemento de aventura hacia lo absoluto cincela la totalidad del texto.

El inicio del libro me parece memorable y marca el tono general de la obra: “Tú vives siempre en tus actos. / Con la punta de los tus dedos / pulsas el mundo, le arrancas / auroras, triunfos, colores, / alegrías: es tu música. / La vida es lo que tú tocas”. Pedro Salinas mezcla con singular maestría registros del lenguaje cotidiano con expresiones conceptualistas y va construyendo un universo tan sensual como sutil.

El alcance de La voz a ti debida de Pedro Salinas fue bastante más allá del lector común. El libro tuvo un innegable influjo en algunos poetas de la posguerra española: desde José García Nieto a Pedro de Lorenzo, pasando por la producción inicial de Luis Rosales, por citar algunos nombres característicos.

A lo largo de su trayectoria Pedro Salinas fue identificado como “el poeta del amor” y desde luego la lectura de La voz a ti debida lo confirma por completo. ¡Qué mejor manera de pasar unas cuantas horas en compañía de sus versos, de su elegante tono lírico, de su espíritu de eterno enamorado!

——————————————————————–

La voz a ti debida de Pedro Salinas. Alianza Editorial.

——————————————————————–

David Parra

Especialista en nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones aplicadas al ámbito del periodismo. Ha publicado alrededor de diez libros y más de treinta artículos en revistas científicas. Le gusta leer.