Por tradición los cincuentópicos somos una generación que hemos practicado poco el networking de manera asidua. Al menos  en España. Sin embargo es un recurso muy útil y conveniente en cualquier momento de nuestra vida profesional. Evita el aislamiento, nos permite activar nuestras relaciones profesionales, mejora nuestra creatividad y nos mantiene actualizados .

Pero ¿sabemos sacarle todo el provecho que tiene?

Hay pocas cosas realmente relevantes en los negocios o la vida que se puedan hacer completamente en solitario. Hasta los escritores y los filósofos necesitan compartir sus manuscritos e intercambiar ideas.

Por mucho que queramos creer que Picasso era un genio aislado, realmente era un hombre increíblemente social. De hecho, no se puede entender su intensidad artística si no es conociendo sus apasionadas historias de amor, su participación en las tertulias de artistas, su diálogo gráfico con Gauguin, Van Gogh o Cézanne, su descubrimiento de las máscaras africanas junto con Derain y Matisse, su rivalidad con Braque y con el propio Matisse, con quien incluso intercambiaba lienzos, para cada uno analizar lo que hacía el otro. El cubismo no surgió por generación espontánea ni de una sola mente iluminada. Fue un trabajo de equipo.

Networking puede definirse como una actividad donde personas con intereses en común se reúnen para intercambiar opiniones, hacer o potenciar contactos de trabajo. Pero hay que puntualizar bien un aspecto. Es una actividad socioeconómica, no sólo social, donde los intercambios son de calidad, mucho más productiva y comparativamente mucho menos costosa que acciones de relaciones públicas o de publicidad. Hay networking que posibilitan las redes sociales e internet, pero la calidad de las interacciones es mayor en encuentros cara a cara.

First Tuesday

Dado que es muy fácil confundirlo con socializar, tenemos que estar atentos  y conocer muy bien su modus operandi. Como cualquier otro tipo de relación personal que mantengamos hoy en día, debemos lograr una cierta especialización y saber movernos de manera conveniente y adecuada a cada caso para optimizar al máximo cada ocasión en busca de nuestros objetivos. Y aunque pensemos que a estas alturas de nuestras vidas  tenemos todo aprendido para saber movernos entre nuestros colegas, a veces eso que creemos nuestro estilo está lleno de errores o vicios que poco nos favorecen.

Afirmar que el networking eficaz es una ciencia sería ir demasiado lejos, pero sí que tiene unas reglas no escritas.

Un modelo ya clásico de networking se lo debemos a las reuniones First Tuesday, que empezaron a celebrarse en Londres en 1998 y cuyo objetivo era escuchar a algún ponente, compartir información sobre cómo triunfar en el mundo de internet, mientras los asistentes se tomaban unas copas. Estas reuniones, que tenían lugar el primer martes de cada mes, se hicieron famosas e inspiraron muchos eventos de este tipo. Hoy en día esta plataforma de encuentro entre emprendedores de internet e inversores organiza eventos en 18 países y cuenta con 41.000 miembros en activo.

Este tipo de reuniones, donde –al menos en los comienzos- unos iban identificados como “emprendedores” y otros como “inversores” funcionan, porque romper el hielo es fácil cuando cada uno sabe a lo que va. He estado en demasiados eventos, en embajadas, en bares y en oficinas, donde nadie sabe quién es quién y por tanto son oportunidades completamente desperdiciadas. Y, si hay algo que nosotros valoramos muy bien, es no perder el tiempo ni con personas, ni con reuniones que no nos aporten nada. De ahí la importancia de saber elegir a cuál ir y a cuál no, pues una mala experiencia puede inducirnos a  tomar la decisión errónea de perder todo interés por ellos.

Mi recomendación es que hemos de tener cuántas más referencias mejor de los organizadores, cuál es el sector convocado y los asistentes o empresas invitados al evento.

Los eventos de networking pueden asumir muchas formas. Los hay exclusivamente para hombres, los hay sólo para mujeres y por supuesto los hay mixtos. Pero cada uno tiene sus peculiaridades y definitivamente son diferentes. En todos ellos la cultura y costumbres del país influyen a la hora de practicarlos. El conocimiento de cada cultura en este aspecto es importante para estar preparados de antemano a lo que nos pueda esperar, y no despistarnos de la razón por la que estamos ahí.

Claro ejemplo de lo que digo es el networking de la sauna, que a nosotros puede llevarnos a interpretaciones “confusas” cuando menos, aunque nada más lejos de la realidad. ¿Qué pensaríais si alguien os dice de repente, ¿“Por qué no continuamos con este asunto mañana en una sauna? Pues es lo que me pasó a mi en uno de mis  primeros viajes de trabajo a Finlandia.

Sauna finlandesa

Sauna finlandesa

Finlandia

Finlandia es el país con el mayor número de saunas per cápita del mundo, unos 3 millones de saunas para 5,3 millones de personas. La sauna es tan importante para los finlandeses en los negocios como el golf lo puede ser para los Japoneses o Americanos. Cumple un papel muy importante en la sociedad finlandesa, porque dentro de una sauna dos personas son exactamente iguales, sean un ministro o un leñador.

Al presidente Urho Kekkonen le gustaba mucho celebrar reuniones con dignatarios rusos en la sauna, donde ni las malas intenciones se pueden esconder. Se dice que cuando Kekkonen quería enfatizar un aspecto de la conversación, rociaba más agua sobre las piedras calientes para que la temperatura se elevara considerablemente, y así, a fuego lento, abrasaba a sus invitados. Cuentan que un día torturó a un pobre Nikita Khrushchev de esta manera hasta las 5 de la madrugada .

A pesar de ser algo tan intrínseco a la cultura finlandesa, un ritual social donde se conversa y se fortalecen vínculos y relaciones personales, lo cierto es que la sauna no es un lugar donde necesariamente se junten hombres y mujeres, especialmente en el ámbito corporativo. De hecho, el uso de las saunas en el entorno empresarial ha generado un debate abierto en Finlandia. En las saunas se cierran muchos acuerdos de negocios y muchos entienden que si sólo hay hombres esto puede suponer un obstáculo para el avance de las mujeres en el mundo laboral.

Este ejemplo es perfectamente extrapolable a España donde muchos negocios se cierran también en ambientes lúdicos a los que la mujer por tradición no suele acudir. Lo cuál nos lleva al siguiente paso ¿Cuáles son las diferencias entre los hábitos de networking de los hombres y las mujeres? ¿Cómo han evolucionado ambos? ¿Cómo deben hacer las mujeres su networking? Son cuestiones importantes  que trataré  con más detalle en el siguiente  artículo.

Y es que ampliar y reforzar nuestro círculo de influencia no es cuestión de improvisación, sino de saber ser el profesional con el que todos quisieran contar.

Josefina Escudero

Josefina Escudero. Mentora internacional, es experta en Negociación Internacional, Diplomacia Ejecutiva y Protocolo Multicultural y colabora en medios de comunicación y prensa especializada. Creadora del concepto diplomacia ejecutiva y estrategia relacional. Tras vivir y trabajar más de 18 años fuera de España, funda El Escudero Fiel y Josefina Escudero. Y junto con Paloma Carreño está a cargo de Punto y seguido. Ama la diplomacia porque le importan las personas.