El Museo Reina Sofía de Madrid dedica una exposición al fotógrafo Luigi Ghirri durante los días 26 de septiembre de 2018 al 7 de enero de 2019.

Bajo el título “El mapa y el territorio”, se trata de la primera gran retrospectiva de Luigi Ghirri que se presenta fuera de su Italia natal. La muestra se articula en torno a dos nociones clave, “territorio” y “mapa”, ideas que remiten al mundo y a su representación, centrándose en la década de los años setenta del siglo XX.

Luigi Ghirri (1943-1992), de formación aparejador y delineante, mira la realidad desde una posición frontal, con una acentuada cualidad de escala y medida que apuesta no tanto por realizar fotografías como por elaborar planos y mapas que al mismo tiempo son fotografías.

Comisariada por James Lingwood, la exposición del Museo Reina Sofía de Madrid incide en la fascinación de Luigi Ghirri por las representaciones del mundo en forma de reproducciones, fotos, pósteres, maquetas y mapas, así como el modo en que dichas representaciones se insertaban en la realidad, como signos que entran a formar parte de la ciudad o el paisaje. La mediación de la experiencia a través de las imágenes en una Italia que oscilaba entre lo viejo y lo nuevo se convirtió para él en un terreno de investigación inagotable.

Desde el punto de vista técnico Luigi Ghirri se caracteriza por el empleo de herramientas y procedimientos de la fotografía amateur (una pequeña cámara Canon y película en color) con la que empieza a retratar los espacios periféricos de Módena y genera un corpus de obras sin parangón en la fotografía artística dominante en aquel periodo, identificado con aspectos como la expansión de los suburbios y la terciarización de la economía, la emergencia del arte conceptual o la generalización del pop y sus estrategias apropiacionistas.

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.