María Sangüesa, Toda la noche

María Sangüesa

“Toda la noche cabía en una copa,
naufragaban luceros en su fondo
y constelaciones de palabras en los labios.
Sobre el vidrio, estremecidas escarchas
y locas notas buscando un vuelo de campanas,
truncado por nostalgias.
Partituras de viento entre las hojas
de dormidos viñedos
y reflejos nocturnos en tus ojos
heridos de silencio
por fantasmales grillos de enmudecidos cantos.
Toda la noche cabía en una copa,
como todo el dolor anega un cáliz
para tornar su vino en sangre.
Y la ebriedad del aire en humo espeso,
y la pasión en calcinadas cepas
—apagadas hogueras de lascivos residuos—.
Toda la noche cabía en una copa
y juntos la apuramos.
Bebimos hasta el último trago del adiós.”

 

María Sangüesa. Tiempo sobre las aguas. Huerga & Fierro.

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.