Una persona que me quiere muy bien y me conoce magníficamente me regala Música nocturna, el último libro de John Connolly traducido al español. Antes de nada conviene precisar que no se trata de una de las novelas del ciclo protagonizado por Charlie Parker sino de un conjunto de relatos cortos que nada (o muy poco) tienen que ver con su ya célebre detective.

En Cincuentopía nos hemos referido en más de una ocasión al particular universo creativo de John Connolly (1968) en obras como La ira de los ángeles, El invierno del lobo o la más reciente La canción de las sombras. El escritor irlandés lleva casi dos décadas proporcionando gratos momentos a su creciente legión de seguidores.

Música nocturna consta de trece narraciones. Entre ellas se encuentran “La Biblioteca Privada y Depósito de Libros Caxton”, sobre el descubrimiento de una biblioteca sorprendente; “La sangre del cordero”, acerca de la encrucijada ante la que se halla la familia de una niña dotada de mágicos poderes; “La lamia”, centrada en una joven que decide poner en marcha el engranaje de una siniestra venganza; o “Los niños de la doctora Lyall”, la historia de dos ladrones que entran a robar en el domicilio particular de una anciana en un momento altamente equivocado.

El libro se cierra con el texto autobiográfico “Vivo aquí”, en el que John Connolly no sólo lleva a cabo un pormenorizado repaso a algunos de sus escritores favoritos en el ámbito de la literatura fantástica y de terror sino que realiza algunas reflexiones que demuestran una singular agudeza analítica.

Que nadie espere encontrar en Música nocturna vestigios de Charlie Parker ni de la habitual cohorte que rodea al carismático personaje (sus amigos Louis y Ángel, sus ocasionales colaboradores los expeditivos hermanos Fulci, los arteros enemigos con El Coleccionista siempre a la cabeza…). No obstante, los seguidores habituales del literato sí encontrarán algunos rasgos identificativos de su prosa y sus obsesiones.

Música nocturna está formado por relatos de temática, estructura, extensión y procedencia de lo más variopinta. Así, nos encontramos desde las más de 150 páginas que abarca “El Atlas fracturado” (en realidad una novela corta) hasta las apenas dos de “Un sueño invernal”; o percibimos narraciones de corte costumbrista e histórico que se mezclan con relatos fantásticos y de terror e incluso con el referido texto final que permite conocer algunos de los referentes literarios de John Connolly desde sus inicios en el placer por la lectura.

Esta circunstancia (la notable mezcolanza de textos) hace que Música nocturna sea un libro particularmente recomendable para los seguidores habituales de sus obras. Serán ellos quienes extraigan el máximo partido a las reflexiones y, sobre todo, al conjunto de personajes y situaciones que se van sucediendo a lo largo de las diferentes historias que conforman las más de 430 páginas del texto en su edición en castellano.

Por el contrario, es muy posible que a quienes jamás han estado en contacto con la propuesta narrativa de John Connolly el libro les diga más bien poco. Hay que tener en cuenta que se trata de un autor de tranco narrativo largo, mucho más poderoso en su faceta de acreditado fabulador que virtuoso en lo tocante a su exquisitez estilística, a quien el relato breve se le queda demasiado corto y no le permite mostrar su verdadero músculo creativo.

En suma, un libro con sus luces y sombras, quedan avisados los seguidores de Cincuentopía. Para quienes se les haya despertado el gusanillo acerca de la obra de John Connolly, mi recomendación es que comiencen con la saga de novelas dedicadas a Charlie Parker (con Todo lo que muere como inevitable punto de partida). La producción literaria del autor está editada en español por Tusquets.

———————————————————-

John Connolly. Música Nocturna. Tusquets.

———————————————————-

David Parra

Especialista en nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones aplicadas al ámbito del periodismo. Ha publicado alrededor de diez libros y más de treinta artículos en revistas científicas. Le gusta leer.