Cuando se produce la pérdida de un ser querido, las cuestiones prácticas se entrelazan con la pena y el duelo. Por ejemplo. Conocer si el fallecid@ tenía contratado algún seguro de vida con cobertura de fallecimiento y a los seguros de accidentes en los que se cubra la contingencia de la muerte del asegurado, ya se trate de pólizas individuales y colectivas.

¿Cuándo y quién puede solicitar la información sobre el seguro de vida? Para averiguar esta información, transcurridos 15 días desde el fallecimiento, cualquier interesad@ puede dirigirse al Registro de Últimas Voluntades del Ministerio de Justicia, para obtener los datos necesarios que permitirán reclamar a la aseguradora el cumplimiento de lo contenido en la póliza.

¿Cómo acreditar el fallecimiento? Adjuntando el Certificado Literal de Defunción -original o fotocopia compulsada-, expedido por el Registro Civil correspondiente a la localidad en que la persona haya fallecido. Para que sea válido, deberá constar el nombre de los padres del fallecido.

¿Qué datos vamos a obtener sobre el seguro de vida?

Los referidos a la persona asegurada: Nombre y apellidos;  DNI, NIF o número del documento acreditativo de identidad que en cada caso corresponda
Los referidos a la entidad aseguradora: Denominación social, Domicilio, Clave administrativa con la que figura inscrita en el Registro de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras, CIF
Los referidos al contrato de seguro: Número de contrato y el Tipo de Cobertura que contiene.

Este tema puede resultar de vital importancia en cuanto a garantizar la supervivencia económica de los herederos, por ello conviene hacer este tipo de averiguaciones con independencia de que el fallecid@ haya dejado testamento o no (ab intestato). Conviene no olvidar que determinadas tarjetas bancarias llevan aparejada la existencia de un seguro de vida, por ejemplo.

 Luisa Rodríguez Teso.Más de 50 años de experiencia de vida. Abogada de causas entre semi-perdidas y pobres, pero defensora a ultranza de la justicia y la igualdad de oportunidades. Madrileña de cuerpo entero, sentimental a tope y relajadamente viviendo en Murcia. Enamorada de la vida y de su familia. Me gusta contar cosas porque no es justo que uno se guarde sus conocimientos cuando a alguien le puede resultar útil. Me apasiona viajar.