No te resistas al cambio. Querámoslo o no, nos ha tocado vivir en el centro del huracán.

El mundo avanza vertiginosamente y tanto las personas como las empresas vivimos sometidas a un ritmo frenético de cambio propiciado por el desarrollo tecnológico constante. Por eso, no te resistas al cambio.

Hoy en día es un problema común entre muchos profesionales y directivos la incapacidad para asumir que vivimos en un entorno ya para siempre cambiante. Ante nosotros se abre un mundo en el que solo sobrevivirán profesionalmente aquellas personas o empresas que sean capaces de innovar y soportar los desafíos de esa transformación constante a la que estamos abocados, para lo cual la habilidad de asumir los cambios y adaptarse rápidamente a ellos será primordial.

En un post anterior en esta sección: “Cuando reinventarse ya no es una opción,” he escrito sobre la necesidad ya ineludible para todos nosotros de reinventarnos, reciclarnos, adaptarnos al cambio o como sea que queramos llamarlo,  porque la evolución de la tecnología en este primer cuarto del siglo XXI está produciendo un cambio sin precedentes en el mercado laboral que, además, se está acelerando a gran velocidad.

Según un estudio  realizado por Boston Consulting Group en Reino Unido, “The rise of robotics” de aquí a 2025  el 25% de los puestos de trabajo existentes podrán ser sustituidos por máquinas. De hecho, ya son muchos los que alertan sobre la desaparición de numerosos trabajos tradicionales que hasta ahora venían empleando a gran cantidad de personas (p.e: operadores de telemarketing, contables y auditores, camareros, enfermeros, conductores, psicólogos, dependientes, etc.) y que en un periodo de menos de veinte años serán reemplazados por software de automatización o, para decirlo sin eufemismos, por robots programados. Algo para lo que a decir de Bill Gates ni los gobiernos, ni las empresas ni, por supuesto, las personas se están  preparando.

Aquí está la relación de trabajos que, según The Economist van a ser sustituidos por robots en los próximos años:

Así las cosas, asumir el cambio es el primer paso para integrarlo en nuestras vidas.  De una manera o de otra, eso  dependerá de cada uno de nosotros, no podemos permitirnos el lujo de ser meros espectadores del cambio sino que debemos luchar por tener un papel activo en el proceso.

El mundo del cine en España, sumido en una grave crisis,  es uno de los que más se ha resistido al cambio que ha supuesto la irrupción de internet en las casas de los espectadores, especialmente de los más jóvenes. Su resistencia ha sido en vano. “Crisis” significa “proceso” o “cambio” en griego, y el cambio es acción. Así lo advirtió  Álex de la Iglesia en un memorable discurso durante los premios Goya 2011 en el que puso a su audiencia ante una realidad tremendamente incomoda pero cierta e irrefutable.

Esta manera de entender la crisis como el proceso de cambio que debe protagonizar el mundo del cine le valió a Álex de la Iglesia tener que renunciar al cargo, pero ahí queda como ejemplo de quien asume la realidad cambiante y la necesidad de no resistirse a ella para sobrevivir.

“Estamos en un punto de no retorno. Es el momento de actuar, no hay marcha atrás… Nada de lo que valía antes vale ya. Las reglas del juego han cambiado…Solo ganaremos al futuro si somos nosotros los que cambiamos, los que innovamos…”. Alex de la iglesia. Presidente de la Academia Española de Cinematografía. Premios Goya 2011.

Este es el discurso completo. No te lo pierdas. Y que donde Álex de la Iglesia dice “cine” cada uno de nosotros pongamos la palabra que nos afecta.

Foto Cabecera: Robotics (www.ec-europe.eu)

Paloma Carreño.

Aunque en estos tiempos que corren quien no es un gurú o un crack no es nadie, yo confieso ser nada más y nada menos que una profesional del marketing y la comunicación estratégica que ha desarrollado su carrera profesional en entornos internacionales. Veinticinco años en los que lo he hecho lo mejor que he sabido y me han dejado, que ya es bastante. Apasionada de la creatividad y de cualquier actividad que nos impulse a ser más libres y más felices. En la actualidad, cofundadora de Gildascloset.com