Obra escogida de Ramon Llull es un texto que tiene ya más de 35 años desde su edición inicial aunque ahora Penguin Clásicos presenta la primera de sus ediciones en coincidencia con el séptimo centenario de su fallecimiento. Desde luego es una magnífica manera de aproximarse a este gigante literario, no suficientemente conocido en muchos ámbitos.

¿Es una exageración calificar a Ramon Llull (1235-1316) como gigante literario? Ahí van algunos datos para que cada cual juzgue: centenares de obras (de ellas se conservan casi doscientas cincuenta); sólida capacidad para abordar materias tan diversas como la filosofía, la ciencia, la educación, la mística, la gramática, la caballería, la novela; autor de algunos de los más bellos pasajes jamás escritos en catalán; traductor al árabe y al latín de su propio producción…

Ramon Llull dedicó buena parte de su vida a difundir el mensaje del cristianismo, a tratar de concienciar a musulmanes y judíos de lo erróneo de sus creencias e intentar su conversión, a convencer a Papas y monarcas sobre la necesidad de fundar monasterios que sirvieran para enseñar lenguas a los misioneros. Desde luego una propuesta que hoy puede parecernos un tanto estrambótica pero que es preciso situar y valorar en su preciso contexto.

Desde mi punto de vista Obra escogida de Ramon Llull  aporta al lector tres valores añadidos fundamentales. El primero de ellos tiene que ver con los propios contenidos del libro y lo acertado de la selección de los textos que lo componen: desde Vida coétanea hasta el celebérrimo Libro de maravillas, pasando por el excelso Árbol ejemplifical y los no menos interesantes poemas Desconsuelo y Canto de Ramon. Hay Ramón Llull para dar y tomar y los momentos de disfrute están garantizados.

Un segundo elemento destacado de Obra escogida de Ramon Llull  se refiere a la magnífica introducción realizada por Miquel Batllori (1909-2003), notable conocedor de Ramon Llull, quien no sólo realiza un pormenorizado análisis de su obra sino que nos suministra un conjunto de aportes biográficos de máximo interés a la hora de comprender al autor nacido en Mallorca.

Un último aspecto a considerar es la traducción del libro, debida a Pere Gimferrer (1945), uno de los más singulares poetas de la literatura española (tanto en lengua castellana como en lengua catalana) de las últimas décadas, quien apuesta por una labor que, según sus propias palabras, sea “lo más afín posible al del texto catalán, aun a costa de dar cabida a arcaísmos léxicos y, sobre todo, a giros, construcciones y procedimientos estilísticos que chocan con fuerza con nuestros actuales hábitos de lectura”.

Obra escogida de Ramon Llull  refleja a las claras la belleza de la prosa y poesía del autor, su capacidad para crear metáforas de singular profundidad, el equilibrio estilístico en todo momento, el gusto por la frase precisa y el vocablo adecuado, su saber hacer a la hora de combinar formatos discursivos y mensajes persuasivos, las innegables dotes para la sistemática incorporación de neologismos puestos al servicio de su tarea pastoral sin que en instante alguno rechine la estructura narrativa…

La indudable densidad del texto aconseja su consumo moderado, a ritmo pausado, sin precipitaciones ni apresuramientos. Seguro que cada lector tendrá determinados pasajes favoritos; los míos tienen que ver con el Libro de los animales (incluido como libro séptimo dentro del Libro de las maravillas), el apartado sobre las flores correspondiente a la parte sexta del Árbol ejemplifical que se estructura en dieciséis subepígrafes o la totalidad del poema Desconsuelo.

Algunas frases salidas de la pluma de Ramon Llull y recogidas en Obra escogida parecen extraídas de un manual de resiliencia, de un libro de aforismos o de un texto de autoayuda, dicha sea en el más digno sentido del término: “La conciencia a veces es demasiado sutil y a veces es demasiado grosera. Cuando es sutil viene por excesos de amor o de temor; cuando es demasiado grosera, viene por achaque de grandeza, que falta en el amor o en el temor”; “Dijo el lobo al carnero que por qué estaba con el hombre, que come carne y hace zapatos de cuero y vestidos de lana, y dijo el carnero al lobo que él no vivía de las piedras”; o “Cuando el hombre con el cuchillo cortaba la carne sentía blandura, y cuando cortaba los huesos sentía dureza”.

En suma, Obra escogida de Ramon Llull  es una excelente forma para conocer y comprender el universo literario que rodea a Ramon Llull. Quien quede con ganas de más, tiene a su disposición una formidable cantidad de libros por leer, en toda clase de ediciones y sobre muy diferentes temáticas.

————————————————————

Obra escogida de Ramon Llull. Penguin Clásicos.

————————————————————

David Parra

Especialista en nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones aplicadas al ámbito del periodismo. Ha publicado alrededor de diez libros y más de treinta artículos en revistas científicas. Le gusta leer.