La entrada que en esta ocasión incluimos en la serie sobre películas cincuentópicas se refiere a Doctor Zhivago, el filme dirigido por David Lean en 1965 que obtuvo un clamoroso éxito de crítica y pública.

Doctor Zhivago se basa en el libro de idéntico nombre publicado por Boris Pasternak en 1957 y que le valió el Premio Nobel al año siguiente además de su marginación por parte de las autoridades de la por aquel entonces Unión Soviética. La película sintetiza la novela y narra, mediante flashbacks, la historia del médico y poeta Yuri Zhivago, medio hermano de un general del país, durante el periodo histórico comprendido en el primer cuarto del siglo XX.

El amor, la traición, la insatisfacción vital, las expectativas no cumplidas, las ideas revolucionarias no concretadas, la pequeñez del individuo ante el formidable Estado constituyen algunos de los ejes temáticos del filme, cuyo elenco de protagonistas está encabezado por Omar Sharif, Julie Christie, Geraldine Chaplin, Alec Guinness o Rod Steiger, entre otros.

El rodaje de Doctor Zhivago tuvo lugar en España, tanto por motivos logísticos (era imposible rodar en la Unión Soviética dado el carácter prohibido del libro) como económicos (en aquel entonces era un país barato en comparación con otras naciones europeas). Además, buena parte de los secundarios eran también españoles, ante la sorpresa de los espectadores que conforme contemplaban el filme veían pasar caras sumamente conocidas (José María Caffarel, Jesús Guzmán, María Vico, José Nieto, Pilar Gómez Ferrer, Ricardo Palacios…).

David Lean mostró su capacidad para gestionar una superproducción y ofrecer un producto final sin fisuras, en el que la intimidad se abre paso a través de las ingentes cantidades de extras o de las desoladas llanuras sin final. El tráiler del vídeo sintetiza a la perfección este espíritu a caballo entre la épico en la puesta en escena y lo recóndito en los sentimientos.

Doctor Zhivago ha quedado en la memoria de una generación de espectadores cincuentópicos. Su ritmo narrativo, su banda sonora, las contenidas interpretaciones, los espectaculares decorados interiores, los escenarios del exterior… todo se combina para que el filme envejezca en perfecta forma.

La serie sobre películas cincuentópicas está formada, hasta la fecha por las siguientes entradas:
Tiburón
Alien el octavo pasajero
La guerra de las galaxias
El padrino

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.