La sección dedicada a películas cincuentópicas centra su atención en una efeméride acaecida a comienzos de la década de los setenta del siglo XX: las pantallas se tiñeron sangre con la llegada de La naranja mecánica, una película que marca un antes y un después en el tratamiento explícito de la violencia en el cine comercial.

Es verdad que violencia y cine son dos realidades que van de la mano casi desde la creación del séptimo arte pero La naranja mecánica marca unos límites que hasta ese momento jamás habían sido contemplados en la gran pantalla (luego fueron ampliamente superados pero eso es ya harina de otro costal).

Su estreno se produce en 1971 aunque en el caso concreto de España no será hasta 1975 cuando los primeros espectadores queden conmocionados ante lo que están viendo. Basado en la novela del mismo nombre escrita por Anthony Burgess en 1962, el filme dirigido por Stanley Kubrick no se limita a narrar la vida de un individuo sociópata y tan fanático de Beethoven como de la ultraviolencia sino que aprovecha para profundizar en algunos de los males de la sociedad del momento: el desencanto vital, la esclerotización de las instituciones y los poderes públicos, el desmoronamiento del Estado del bienestar…

Vista casi cinco décadas después, La naranja mecánica (aunque el mérito recaiga en gran medida sobre el libro) resultó profética en buena parte de los planteamientos efectuados: el desarriago social, la proliferación del pandillismo, la banalización de la violencia…

Todo contribuye a hacer de La naranja mecánica una película impactante: las interpretaciones corales del conjunto de actores, la eficaz banda sonora, la medida fotografía y, por supuesto, la poderosísima dirección de Stanley Kubrick, quizá en el momento culminante de su capacidad creativa.

Desde luego el tráiler de La naranja mecánica no tiene desperdicio. Lo compartimos con los seguidores de Cincuentopía.

La naranja mecánica fue superando cuantas barreras se le interpusieron para convertirse en un filme de culto, en una película que crece conforme transcurre el tiempo, en una memorable reflexión sobre el destino de buena parte de la sociedades de los países de los cinco continentes.

Hasta el momento la serie de películas cincuentópicas está compuesta por los siguientes títulos:
Tiburón
Alien el octavo pasajero
La guerra de las galaxias
El padrino
Doctor Zhivago
La vida de Brian

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.