Pianista frustrado en el Flamenco. En un texto anterior cité uno de los pilares de nuestra cultura patria, el Flamenco, y alguien muy cercano, con quien suelo compartir mesa y mantel, me ha preguntado –aunque sólo con la mirada- y tú ¿qué sabes de eso? No tengo ni idea, es mi respuesta más automática, pero hurgando en la memoria aparecen algunas referencias que me hacen pensar que puedo aportar algo. Un soneto me manda hacer Violante, que en mi vida me he visto en tanto aprieto… En el título de este artículo dice «PF en el Flamenco» y lo que quiere decir es que es un mundo dentro de este mundo, no es una parte de él, está por todas partes, un mikrokosmos.

Hace años se solía maltratar al Flamenco, se consideraba que era un género menor para entretenimiento de señoritos que lo utilizaban como banda sonora de sus juergas o para turistas que acudían a los tablaos repartidos por toda la geografía nacional. Pero hemos cambiado, y ahora el Flamenco es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, es un arte universal, desde el año 2010. El milagro lo han obrado legiones de artistas, desde el Sacromonte y San Miguel o Santiago en Jerez hasta los más humildes barrios de Barcelona o Madrid con sus peñas de aficionados. No hay capital del Flamenco en España, salvo honrosas excepciones, está en todas partes.

 

Figuras del Flamenco

Pianista frustrado en el FlamencoSi hablamos de locales por ejemplo, fuera de las peñas, Los Tarantos de Barcelona es una referencia inequívoca, pero me he de limitar a los de mi imaginario personal, en Madrid. Tradicional el Café de Chinitas, donde le dijo Paquiro a Frascuelo «Soy más valiente que tú, más gitano y más torero», como tradicional también es el Corral de la Morería. Algunos otros se han quedado en el camino, como el Corral de la Pacheca que hiciera famoso el televisivo programa Cantares. La tradición no se quiebra y ahora aparecen en la época de impulso del arte popular nuevos e importantes templos de la liturgia flamenca como Casa Patas.

Pianista frustrado en el FlamencoEn aquellos tiempos de la Pacheca y la TVE la «tonadilla» o «copla» se arrogaba de alguna forma la representación del Flamenco. Sí es cierto que una buena parte de todo aquel conjunto de tonadilleras eran la parte más popular de la España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de María… -que dijera otro poeta mayor-.

Sin duda eran la parte más visible del arte patrio, pero no eran el Flamenco, aunque lo respetaban sin duda y formaban parte de ese microcosmos. Todo mezclado y sazonado, además, en el mundo del toro. ¡Tiempos emocionantes! Toreros y tonadilleras, empresarios y promotores, cuadrillas, músicos, autores, ganaderos, y al fondo de ese paisaje, es un escenario casi sin luz, en una penumbra que los hacía invisibles: los flamencos. Un cuadro con cantaor, tocaor, palmeros y bailoras. No existía todavía el famoso cajón y los bailaores se contaban con los dedos de una mano, excepción hecha de algunas figuras como el propio Vicente Escudero y su decálogo del arte masculino del baile, tal y como podemos ver en este interesante vídeo.

 

Flamenco, la teoría

Hoy el Flamenco es Cultura, con mayúscula y Cultura Popular. Quien lo ha hecho posible no es ninguna incógnita: El Paco, Camarón, Gades –esencia del baile español-, son algunas de las cumbres del flamenco alrededor de las cuales hay escuela y Escuelas con gente tan importante que es imposible enumerar a todos.

Pianista frustrado en el FlamencoMientras los citados están disfrutando del arte allá por el Punto Omega -quién sabe-, los otros han recogido su nueva tradición para convertirlo en lo que hoy representa. Lástima que todavía en el terreno de la enseñanza, como siempre, vayamos un poco retrasados y tan sólo se ofrezcan estudios de grado superior de Flamenco en dos Conservatorios: Murcia y Córdoba. Sabes amigo lector , cuál es indicio de que estamos modernizados en el mundo del Flamenco: la incorporación de la mujer a la primera fila de este arte. Aunque algunos piensen que eso lo desvirtúa. Pero esos tienen la misma fuerza que los puristas que piensan que un buen flamenco, para serlo, tiene que ser gitano. Como muestra bien vale un botón y podemos contemplar otra legión de artistas femeninas en el difícil mundo de la guitarra, convirtiéndose el intento de triunfar en este sector en un reto doblemente difícil.

 

Flamenco y música clásica

Pianista frustrado en el FlamencoLa relación con la música clásica es larga y según va cobrando relevancia el género es cada vez más fructífera. Desde la primera vez que escuché a José Menese cantar Falla con la Orquesta de la RTVE entendí que aquellas dos almas se debían mucho la una a la otra, pero, sobre todo, que la música era mucho más potente que todo lo que había aprendido hasta entonces. Mi adolescente mentalidad se abrió en una gigantesca ventana en la que podía contemplar desde lo más alto de un rascacielos todos los tejados de una ciudad y comprendí, gracias Menese, la totalidad del arte en general.

Pianista frustrado en el FlamencoHe tardado en encontrar otra sensación parecida, y ha habido infinidad de compositores, autores, intérpretes, que han intentado la aproximación tan difícil de hallar. La fusión del Flamenco con otras músicas ha encontrado una revolución impensable hace cincuenta años. Uno de los pilares ha sido el Jazz, con el propio Paco de Lucía contando su experiencia en un mítico concierto con McLaughin y Al Di Meola. Pero la música contemporánea está también en la vanguardia de esa mixtificación, también ha ganado un lugar en el Olimpo gracias a la obra de muchos artistas entre los que destaco uno de los compositores nacionales de mayor proyección, siempre ocupado en encontrar un lenguaje musical nuevo que conjugue ambas literaturas, Mauricio Sotelo.

Por otro lado, si contemplamos el mundo de los instrumentistas ha habido también multitud de cambios que han hecho progresar al género, con su máxima expresión en la miríada de pianistas, no frustrados esta vez, que han abordado el Flamenco creando una nueva forma de expresión, no sólo imitando a la guitarra y al cante, sino con su propia personalidad. Chano Domínguez al frente y una larga lista de seguidores e intérpretes y compositores que llenan nuestro paisaje sonoro de nuevas sensaciones. Tan sólo hay que asomarse un instante a YouTube para comprobar la ingente cantidad de pianistas flamencos que existen. Incluso en el aparentemente monolítico Conservatorio Superior de Madrid hay personas como Lola Fernández (profesora Música de tradición Oral) que hacen una impagable labor de difusión y enseñanza en ese sentido. Hay, incluso, hasta tesis escritas sobre el piano flamenco.

 

¿Qué será del Flamenco?

Pianista frustrado en el FlamencoNo me cabe aquí todo, tampoco me da tiempo esta vez al relato, ya te contaré mi encuentro, con mi compañero de mesa y mantel presente, con otra de las cumbres nacionales de la guitarra, Juan Habichuela.

Peñas flamencas en cualquier ciudad, canales de radio, programas también de radio Duendeando (el «duende», otro tema para una tesis), Nuestro Flamenco, pianistas, tablaos, tocaores, guitarristas, bailaoras y bailaores, palmeros, percusionistas, cajistas, bajistas, saxofonistas/flautistas, gitanos y payos, musicólogos, flamencólogos, academias, guitarreros/constructores de guitarras, tiendas como El Flamenco Vive, cineastas, actores… todos ellos hacen el Flamenco y todos ellos tienen el mérito de ponerlo a disposición de todos. Sé que faltan un montón de nombres y referencias, pero para eso contamos contigo, amigo lector.

La serie de Pianista frustrado escrita por Santiago Martínez Arias cuenta, hasta el momento, con las siguientes entregas:
Pianista frustrado: Plan de 1966
Pianista frustrado y un programa de concierto
Pianista frustrado y callado hasta ahora… Fausto
Pianista frustrado en Navidad
Pianista frustrado peleando con la tecnología
Pianista frustrado y los enigmas de internet
Pianista frustrado en la Zarzuela

Santiago Martínez Arias

El sobrenombre define bien a Santiago Martínez Arias. Como cualquier personaje de extraña biografía profesional es difícil seguir su pista vital. Tiene altos estudios musicales internacionales y ello se evidencia rápidamente en su conversación. Inevitablemente también se comprueba que es experto en seguridad y defensa y doctor en relaciones internacionales, jefe de prensa editorial, profesor universitario, además de tener un pasado, lejano ya, como corresponsal de ‘El Independiente’ en Europa oriental. Más parece que sea un agente, y aunque su pasado pianístico fuera glorioso, sólo quedan los restos del naufragio. Ha representado a Stingray CLASSICA.