CaixaForum Tarragona alberga una exposición dedica a la pintura flamenca y holandesa procedente del Museo de Arte e Historia de Ginebra durante los días 20 de septiembre de 2018 al 27 de enero de 2019.

La muestra de CaixaForum Tarragona incorpora un conjunto de alegorías, escenas cotidianas y escenas de la historia sagrada, retratos, paisajes y bodegones que representan el esplendor de la pintura flamenca y holandesa correspondiente a los siglos XVI y XVII.

La exposición dedicada a la pintura flamenca y holandesa permite apreciar a los principales artistas y géneros de uno de los periodos más florecientes de la historia de la pintura europea e incluye obras de Cornelisz van Haarlem, Pieter Brueghel el Joven, Jan Brueghel el Viejo, Philipp Wouwermann, Nicolaes Maes, Jan Josefsz van Goyen, David Teniers o Jan Weenix, entre otros.

A lo largo de los siglos XVI y XVII, y a pesar de los conflictos, los Países Bajos del norte y del sur conocen un desarrollo económico sin precedente debido, en parte, a los logros comerciales de los puertos de Amberes y Ámsterdam. El próspero comercio y el rápido aumento de la riqueza contribuyeron a la consolidación de la pintura flamenca y holandesa en general y de un mercado del arte en particular: aparecen nuevos mecenas y coleccionistas tanto en las cortes europeas como en algunos círculos privados, se multiplican los talleres y la profesión de marchante pasa a ser un oficio atractivo.

A esta demanda se suma el ingenio de los artistas, que conciben temas hasta entonces inexistentes. La especialización progresiva en géneros particulares permite la aparición de nuevas tradiciones pictóricas: paisajes serenos y bosques impresionantes, escenas de la vida cotidiana, tabernas, naturalezas muertas o floreros complejos. La exposición propone enfocar una selección de obras de los siglos XVI y XVII de la pintura flamenca y holandesa bajo el impacto de los nuevos temas iconográficos, tanto sobre los artistas y sus talleres como sobre el incipiente mercado del arte y el círculo cada vez mayor de los amantes de la pintura.

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.