Esta vez vamos a realizar un portafotos de madera de balsa. Para ello vamos a necesitar los siguientes materiales y herramientas:
-Una plancha de madera de balsa de 0,4 cms. o 0,5 cms. de grosor
-Cola blanca de carpintero
-Cinta adhesiva
-Una regla para medir y cortar
-Un cutter

 

 

Para la parte de atrás del portafotos, vamos a cortar un rectángulo de 13cm por 18cm. Si la plancha es de 10cm, pegaremos un trozo de 18×10 y un trozo de 18×13, lo pegaremos con cola blanca y mientras se seca, le ponemos unos trozos de cinta adhesiva para sujetar las piezas mientras se secan.

Cortamos también 2 rectángulos de 18cm x 2cm y 2 rectángulos de 13cm x 2cm para hacer el marco. En cada punta dibujamos un triángulo de 2cm que cortaremos para que nos encajen las esquinas.

Cuando se seque la pieza trasera, cortaremos una varilla de 18cm x 0,5cm y dos de 12cm x 0,5cm. Estas varillas las pegaremos como se muestra en la foto, con el fin de que cuando peguemos el marco, nos quede un espacio parara que entre la foto con facilidad.
También cortaremos una varilla de 14cm x 0,4cm y 2 varillas de 5, 5cm x 0,3cm, son para ponerlas en forma de cruz en el centro del marco para que el resultado simule ser una ventana.

 

 

Sólo nos queda ponerle por detrás una pieza para que se apoye y quede en vertical.
A quien le guste puede pintarlo o tintarlo del color que se elija, la diferencia es que el tinte respeta la madera y se nota la veta y la pintura lo cubre todo y la apariencia es que podría estar hecho con cualquier material. A mí personalmente me gusta mucho la madera de su color natural, así que solo le daré una capa de barniz en mate para protegerlo.

Piedad Manzanares

Alcoyana de corazón y aprendiz infatigable de la escuela de la vida. Modista de profesión y vocación, porque me gusta trabajar con mis manos, crear. Considero que tengo el don de poder expresarme con ellas haciendo palpables las ideas y los sentimientos. Los retos me impulsan y me dan fuerza para seguir adelante, es el motor que hace funcionar este espíritu creador. A los 49 años la vida me regaló la posibilidad de estudiar “ Maquetismo y Modelismo”, en la Escuela de Arte de Murcia, algo que me apasiona, y en lo que quiero seguir trabajando como expresión de mi misma .