En la prevención y tratamiento de la cistitis bacteriana la fitoterapia  ocupa un papel relevante.

Qué es la cistitis bacteriana

La cistitis o infección urinaria es un proceso inflamatorio del tracto urinario bajo (uretra y vejiga) y la causa más frecuente son las infecciones bacterianas. Más del 85% de los casos de cistitis son provocados por la Escherichia coli, bacteria que se encuentra en nuestros intestinos.

Cuales son los síntomas de la cistitis bacteriana

Los síntomas de esta enfermedad son los siguientes: necesidad frecuente o urgente de orinar, dolor al orinar, quedarse con ganas de orinar después de orinar, color anormal de la orina y sangre en la orina (poco común). El diagnóstico se hace con un urocultivo, que es un examen simple de orina.

A quién le puede afectar la cistitis bacteriana

Esta infección puede afectar tanto a hombres como a mujeres, pero es mucho más frecuente en ellas. La uretra femenina es mas corta que la del varón. Por este motivo las bacterias causantes de la cistitis ascienden por ella con mayor facilidad hasta adherirse a la mucosa de la vejiga urinaria, donde proliferan hasta causar la infección.

Aunque en el hombre también podemos ver infecciones de orina, estas son asociadas habitualmente a problemas de la próstata.

En general las mujeres que sufren cistitis son mujeres sanas y muchas veces los cuadros de esta infección se repiten durante el año. En el caso de los hombres, cuando hay infección urinaria hay que descartar otras patologías porque en general los hombres rara vez la sufren.

También existen otros factores que predisponen a la cistitis, como la diabetes, problemas de incontinencia, menopausia, estreñimiento y bajo consumo de agua.

Durante todo el mes de febrero LOS SUSCRIPTORES DE LA NEWSLETTER DE CINCUENTOPÍA podrán beneficiarse de un descuento del 5% en el herbolario online Misohi Nutrición. ¡¡PÍDENOS TU CÓDIGO!!

Remedios naturales para la cistitis bacteriana

Para prevenir estas infecciones se recomienda beber abundante liquido (se sugieren de 1,5 a 2 litros de agua al día).

Como decíamos, la fitoterapia ocupará un papel relevante en la prevención y tratamiento de la cistitis.

Para obtener la máxima eficacia, los expertos recomiendan combinar plantas con acción antiadhesiva frente a las bacterias patógenos (como los extractos de arándano rojo), plantas antisépticas urinarias (por ejemplo, gayuba, ortosifón y extracto de semilla de pomelo) y plantas diuréticas (por ejemplo, vara de oro). Además, se deberá fomentar una flora probiótica saludable que impida o dificulte la proliferación de las bacterias patógenas.

Tumbadas al sol. Collage de Conchi Sanz

  • ARÁNDANO ROJO (Vaccinium macrocarpon)

El arándano rojo ha demostrado ser eficaz en la reducción de las infecciones de las vías urinarias.  El consumo de jugo de arándano evita que cierto tipo de bacterias se adhieran a la pared de la vejiga y puede reducir el riesgo de infección.

En una revisión de diferentes estudios sobre el uso de arándano rojo para prevenir las infecciones del tracto urinario (ITUs), Los autores concluyeron que existe evidencia indicando que el arándano puede disminuir el numero de ITUs sintomáticas en un periodo de 12 meses, particularmente en mujeres con ITUs recurrentes.

Décadas atrás se creía que la acidez de los arándanos rojos era la responsable de sus propiedades medicinales, sin embargo, estudios mas recientes han demostrado que unos flavonoides denominados proantocianidinas son el principio activo responsable de dicha actividad, al lograr inhibir la adhesión de bacterias (especialmente Escherichia coli) a las células epiteliales de la vía urinaria,  favoreciendo la eliminación de la carga bacteriana a través de la orina. De la misma manera, el efecto del arándano es en parte debido a los niveles de D-manosa en este fruto.

Dosis diaria recomendada: de 100 a 400 mg de extracto estandarizado para garantizar el aporte de proantocianidinas (PACs).

  • D-MANOSA

Es un monosacárido presente en muchos vegetales y frutas como los arándanos, la piña, el kiwi, el abedul, etc. E incluso el organismo es capaz de producir su propia D-manosa.

No produce efecto alguno a nivel intestinal ni afecta el metabolismo de la glucosa, por lo que puede ser utilizada con total seguridad por los diabéticos. Circula en gran medida sin alteraciones por la sangre y es rápidamente eliminada a través de los riñones en la orina.

La presencia de la D-Manosa en la orina es de gran ayuda porque la E. coli tiende a unirse a ella. Al estar unida a la D-manosa, la E. coli no se adhiere a las paredes del tracto urinario. Finalmente, estas bacterias son arrastradas y eliminadas con la orina. Esto permite contribuir, de una manera natural, a un buen ambiente en la vejiga y el tracto urinario.

Dosis diaria recomendada: en caso de cistitis activa, el primer día se deberán tomar 3 gramos de D-manosa cada 3 horas; el segundo día 2 gramos cada 3 horas; y los días tercero y cuarto se deben tomar 2 gramos cada 6 horas. Los expertos recomiendan mantener su toma durante al menos 4 días seguidos.

Durante todo el mes de febrero LOS SUSCRIPTORES DE LA NEWSLETTER DE CINCUENTOPÍA podrán beneficiarse de un descuento del 5% en el herbolario online Misohi Nutrición. ¡¡PÍDENOS TU CÓDIGO!!
 

  • GAYUBA (Arctostaphyllos uva-ursi)

Se ha reconocido la utilidad de esta planta para las infecciones urinarias de vías bajas no complicadas, cuando el tratamiento antibiótico no está indicado.

El principio activo que destaca en ella es la arbutina, que ha demostrado una gran eficacia antiséptica y antiinflamatoria sobre el tracto urinario. Por efecto de la flora bacteriana del intestino, la arbutina se hidroliza, libera hidroquinona, que se elimina por vía renal en forma de sulfato y glucuronido.

Se ha comprobado que la gayuba es realmente eficaz como antibacteriana si se ajusta el pH de la orina a 8, lo cual es necesario para liberar la hidroquinona de sus conjugados. Por lo tanto, convendrá seguir una dieta alcalinizante, rica en frutas y verduras, con esto se aliviarían las molestias y crearíamos un medio más adecuado para la actuación de plantas como la gayuba, que parece ser más eficaz en medios alcalinos.

En un estudio experimental doble ciego, se evaluó el efecto profiláctico de la administración durante un mes de un extracto estandarizado de gayuba en comparación con un placebo sobre la cistitis recurrente en 57 mujeres. Al finalizar el primer año, 5 de 27 mujeres en el grupo placebo sufrieron una recurrencia, mientras que ninguna de las 30 recibiendo el extracto de gayuba tuvo recurrencia. No se informó de efectos secundarios con el empleo de dicha planta

Precauciones: se debe evitar su consumo en niños, casos de insuficiencia renal, embarazo y lactancia.

Dada la cantidad de taninos que contiene esta planta, se recomienda emplearla durante periodos cortos y realizar descansos.

Dosis diaria recomendada: de 50 a 300 mg de extracto seco titulado al 20% de arbutina, junto con una dieta alcalinizante (rica en frutas y verduras).

  • SEMILLA DE POMELO (Citrus paradisi)

El extracto de semilla de pomelo es un compuesto antimicrobiano de amplio espectro, no tóxico, rico en bioflavonoides, elaborado a base de las semillas, la pulpa y las membranas blancas del pomelo (Citrus paradisi). Sus propiedades antibacterianas y antifungicas constituyen una de las principales aplicaciones de este producto.

Dosis diaria recomendada: de 50 a 400 mg al día de extracto seco; y en caso de presentación líquida, de 3 a 15 gotas 1 a 3 veces al día. Debe tomarse preferiblemente entre las comidas. Si la persona presenta irritación del tracto digestivo, puede tomarse con las comidas.

  • PLANTAS DIURÉTICAS

Las plantas diuréticas incrementan el flujo de orina, esto podría ayudar al cuerpo a expulsar las bacterias fuera del sistema. Entre las más empleadas se encuentran el Ortosifón, el Té verde y la Vara de oro.

Precauciones: el uso de diuréticos en presencia de hipertensión o cardiopatías, sólo debe hacerse por prescripción y bajo control médico, dada la posibilidad de aparición de una descompensación tensional o, si la eliminación de potasio es considerable, una potenciación del efecto de los cardiotónicos.

Dosis diaria recomendada: se deberá ajustar la dosificación según la formulación y presentación que se emplee. Será indispensable la ingesta de abundante agua (1,5 a 2 litros al día).

  • PROBIÓTICOS

Los lactobacilos desempeñan un papel significativo en la prevención de las infecciones del tracto urinario (ITUs). Los lactobacilos dominan la microflora normal urogenital; además, la mayoría de estas cepas producen peróxido de hidrógeno (H2O2).  El peróxido de hidrógeno es importante para mantener el equilibrio microbiano en la región urogenital, su producción ayuda a mantener una flora óptima en la que predominan los lactobacilos. Lamentablemente, los antibióticos y el empleo de espermicidas provocan la interrupción de esta flora y la predisposición a padecer ITUs.

Dosis diaria recomendada: al menos 20.000 millones de microorganismos viables al día, preferiblemente fuera de las comidas.

Imagen portada: Ibiza. Acuarela de Charo Onieva

Mikel García Iturrioz. Experto en Nutrición Ortomolecular y Medicina Biológica. Desde hace más de 20 años se dedica a la formación y a la elaboración de contenidos relacionados con los complementos alimenticios y la fitoterapia. En la actualidad es Director Técnico de Misohi Nutrición y Cosmética, herbolario online especializada en suplementos nutricionales y cosmética natural de las mejores marcas. Dirigió el Área de Asistencia Técnica del laboratorio Solgar en España y también fue Director Técnico en Nutrinat. Como ponente ha impartido numerosos cursos de formación a profesionales del sector de la salud natural.