Anselmo Mancebo, Charo Onieva y David Parra te dan la bienvenida a ¿Qué hay de tu vida? Podcast número 4.

En esta ocasión el podcast se adentra en todo lo que tiene que ver con los viajes dedicados a lo cincuentópicos.


¿Qué hay de tu vida? Podcast número 4 pone de relieve que quienes ya han cumplido los cincuenta años se han convertido en uno de los segmentos favoritos para agencias de viajes, hoteles y, en general, todos aquellos agentes que desarrollan su actividad en el sector turístico.

Las tres propuestas de viajes apuntados se encuentran disponibles en la sección En ruta por… del portal Cincuentopía. Los destinos se refieren a Tarragona, Roma y Oporto respectivamente.


¿Qué hay de tu vida? Podcast número 4 hace una incursión a la ciudad de Valencia. Allí visita la exposición que el IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno) dedica a Ángel Pinazo (1849-1916). Bajo el título “El espíritu de una época”, la exposición del IVAM examina el devenir de este creador que abrió un espacio nuevo para el tratamiento del naturalismo, la luz y la investigación. Con sus toques y pinceladas ágiles que transmitían una realidad en movimiento, definió un estilo personal caracterizado por las formas libres y la defensa de la autonomía del arte que reivindica la experiencia y la interpretación a partir de su aspecto inacabado.

El equipo de ¿Qué hay de tu vida? Podcast número 4 rinde homenaje a la canción Mediterráneo de Joan Manuel Serrat, una de las más bellas jamás compuesta en lengua castellana y elegida en diciembre de 2004  como mejor canción popular española, según los votos de los espectadores del programa Nuestra mejor canción. Imposible dejar de recordar sus bellísimas estrofas.

¿Qué hay de tu vida? Podcast número 4 pone su broche final con la lectura del poema El desconocido de Octavio Paz por parte de Anselmo Mancebo.

¿Qué hay de tu vida es un podcast elaborado con la colaboración del equipo de Viva Voz.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».