Un arrullo de bebé, un regalo hecho con mucho amor para acunar a un recien nacido

Esta vez quiero compartir con vosotros el proceso de elaboración de un arrullo de bebé, es algo sencillo pero muy útil cuando tenemos que hacer un regalo a un recien nacido. Sobre todo, porque creo que las cosas artesanales tienen un valor añadido, además de que podemos elegir los materiales de más calidad.

Arrullo de bebé

Arrullo de bebé

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Materiales:

  • Tela de rizo o toalla de algodón
  • Tela de piqué con dibujo o detalle
  • Metro y medio de piculina de color gris del tamaño mas grande
  • Tijeras, hilo, aguja y alfileres
  • Máquina de coser

Las medidas del arrullo de bebé que he hecho son 0,90 cms. de ancho por 0,70 cms. de alto, con las puntas de arriba redondeadas como está en el patrón que os he dejado.

Primero sacamos el patrón en papel para pasarlo a la tela y cortarlo. Un consejo: siempre que tengo que cortar algo simétrico, doblo la tela por la mitad y pongo medio patrón de papel. Lo engancho con alfileres para cortarlo sin que se mueva.




Una vez cortada la tela, pasamos a hilvanar la piculina por la zona alta desde donde empieza la parte redondeada hasta el otro lado a la misma altura.

Arrullo de bebé

Ponemos la tela de rizo sobre la mesa con la cara que queremos que quede del derecho mirando hacia  arriba y colocamos la tela ya cortada con la forma sobre ella con la cara del derecho hacia abajo. Ponemos alfileres todo alrededor sujetando las dos telas y pasamos a coser a máquina todo el perímetro, excepto un trozo de unos 17 cms. en la parte de abajo que es por donde meteremos la mano para darle la vuelta al arrullo.

Arrullo de bebé

Después de coser las dos telas, recortamos lo que sobra de rizo y le damos la vuelta, hilvanamos el trozo que se ha dejado abierto antes de coserlo a mano.

Arrullo de bebé

Por último le pasamos un pespunte alrededor cerca del borde como os muestro en la foto, despues una planchadita y listo para regalar.

Arrullo para bebé

Un arrullo de bebé, una amorosa bienvenida.

 Piedad Manzanares Alcoyana de corazón y aprendiz infatigable de la escuela de la vida. Modista de profesión y vocación, porque me gusta trabajar con mis manos, crear. Considero que tengo el don de poder expresarme con ellas haciendo palpables las ideas y los sentimientos. Los retos me impulsan y me dan fuerza para seguir adelante, es el motor que hace funcionar este espíritu creador. A los 49 años la vida me regaló la posibilidad de estudiar “ Maquetismo y Modelismo”, en la Escuela de Arte de Murcia, algo que me apasiona, y en lo que quiero seguir trabajando como expresión de mi misma .