Desde hoy mismo la actriz estadounidense María Bello es miembro del Club de Cincuentopía. Aproximémonos a su trayectoria y veamos cómo ha llegado a conseguirlo.

María Bello (su nombre completo es María Elena Bello) nació el 18 de abril de 1967 en Norristown, una localidad situada en el Estado de Pensilvania. De ascendencia italiana por parte de padre y polaca por parte de madre, en sus primeros años no manifestó una particular vocación por la interpretación, decantándose por estudios en ciencias políticas con la intención de llegar a ser abogada.

Sin embargo, en su último año en la universidad comenzó a asistir, por mera diversión, a clases de actuación. Tras ser elegida para actuar en distintas obras de teatro, comienza a inicios de los años noventa a intervenir en algunas series de televisión y películas de bajo presupuesto, siempre en papeles de muy pequeña envergadura.

No obstante es su participación en la serie Urgencias la que brinda a María Bello la oportunidad de dar el gran salto en cuanto a grado de popularidad se refiere. Su cara es cada vez más conocida, aparecen algunas incursiones en el mundo de la publicidad.

Los contratos se suceden a comienzos del siglo XXI, ya en papeles con mayor peso específico. La actriz aparece en filmes como Bar Coyote, La ventana secreta, World Trade Center, The Cooler o Una historia de violencia,  entre otros. Con estos dos últimos obtiene sendas nominaciones a los Premios Globo de Oro, aunque sin obtener el galardón.

En la actualidad María Bello continúa apareciendo en distintas películas, quizá de calidad manifiestamente mejorable, aunque siempre demostrando un notable oficio.

Damos la bienvenida a María Bello como componente del Club de Cincuentopía y la deseamos que continúe en primera línea durante muchos años.

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.