Vamos a analizar dos visiones de España a partir de dos fotógrafos: Eugene Smith y Brassaï. Ambos tienen dos cosas en común: fotografiaron la realidad española durante los años cincuenta del siglo XX y sus obras se pueden disfrutar en la sala 404 del Museo Reina Sofía.

Smith versus Brassaï: he ahí la cuestión. Dos formas muy diferentes (o quizá no tanto) de acercarse a las costumbres de la España de aquella época, de tener dos visiones de España: en el caso del primero a través de su reportaje Spanish Village, realizado para la revista Life; en el caso del segundo (cuyo nombre real era Gyula Halász) mediante su serie Séville en fête, para la publicación Harper’s Bazaar.

Smith versus Brassaï: dos visiones de España

Fotografía de Eugene Smith. Imagen extraída de la página web del Museo Reina Sofía. Propiedad exclusiva del Museo Reina Sofía (Copyright de la imagen ©Museo Reina Sofía)

Es verdad que uno y otro enfoque eran distintos: el de Smith tenía abiertas intenciones políticas, reconocidas de manera explícita tanto por el autor como por la revista que publicó su trabajo; por el contrario, en el caso de Brassaï se apostaba por una visión a caballo entre los tópicos turísticos y las imágenes oníricas de herencia surrealista.

El estadounidense Eugene Smith (1918-1978) había comenzado a colaborar con Life en 1948. Para elaborar su reportaje llegó a España a comienzos de 1950 con el propósito de realizar un trabajo sobre “el hambre y el miedo provocados por Franco”. Centró su trabajo en la localidad extremeña de Deleitosa, donde trabajó hasta mediados de julio, momento en que una visita de la Guardia Civil a su hotel lo asustó de tal manera que salió huyendo del país. Publicó el reportaje en abril de 1951, con una excelente acogida en Estados Unidos y una más que notable polémica en España (varios medios se quejaron de que era tendencioso y no se ajustaba en absoluto a la realidad).

Smith versus Brassaï: dos visiones de España

Fotografía de Brassaï. Imagen extraída de la página web del Museo Reina Sofía. Propiedad exclusiva del Museo Reina Sofía (Copyright de la imagen ©Museo Reina Sofía)

Por su parte el húngaro Brassaï (Gyula Halász) (1899-1984) colaboraba con Harper’s Bazaar desde 1937. Llegó a España casi al unísono que su colega (en abril de 1950) aunque su objetivo era bien distinto: se dedicó a fotografiar la Semana Santa de Sevilla y algunas fiestas de la ciudad, sin que nadie se interpusiera en su camino. Su reportaje se publicó con rapidez (en julio de ese mismo año) y no ocasionó polémica alguna (de hecho con posterioridad regresó en varias ocasiones a España).

Los trabajos de ambos profesionales tuvieron tal repercusión que su senda fue recogida por otros fotógrafos, que en años sucesivos viajaron a España en busca de captar sus propias imágenes: Robert Frank, Cartier-Bresson, Inge Morath, William Klein…

Smith versus Brassaï: dos visiones de España. La del primero llegó a ser considerada como un modelo en su género e incluso se expuso en relevantes museos de arte contemporáneo a escala internacional; la del segundo formó parte de un conjunto de reportajes sobre fiestas europeas.

El trabajo de Smith ha sido acusado de tendencioso y de apostar en exceso por la escenificación (de hecho, el fotógrafo pidió a los retratados que posaran hasta conseguir la composición que se ajustaba a sus propósitos); el de Brassaï ha sido considerado demasiado tibio con la situación política del momento, centrado en exceso en aspectos folclóricos que se apartaban de la realidad y creaban una sensación de cierta ambigüedad, incluso muy influido por el surrealismo.

Sin embargo, en los reportajes de ambos autores se encuentra un nexo: su capacidad para captar la esencia española del momento. Los escaparates llenos de muñecas, maniquíes y sombreros de Brassaï pueden ser tan significativos como las fotografías de guardias civiles, velatorios o arados obsoletos de Smith.

Ahora podemos ver un número apreciable de estas fotografías con dos visiones de España en el Museo Reina Sofía de Madrid, bien insitu bien a través de su página web. Los seguidores de Cincuentopía interesados en el folleto informativo sobre las respectivas obras de Smith y Brassaï pueden descargarlo a través de este enlace.

Cincuentopía

“Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce”.