Alonso de Ercilla, Canto I

Alonso de Ercilla

«No las damas, amor, no gentilezas                                       
de caballeros canto enamorados;                                         
ni las muestras, regalos y ternezas                                     
de amorosos efectos y cuidados;                                         
mas el valor, los hechos, las proezas                                   
de aquellos españoles esforzados,                                       
que a la cerviz de Arauco no domada                                     
pusieron duro yugo por la espada.                                       
                                                                         
Cosas diré también harto notables                                       
de gente que a ningún rey obedecen,                                     
temerarias empresas memorables                                           
que celebrarse con razón merecen;                                       
raras industrias, términos loables                                       
que más los españoles engrandecen:                                       
pues no es el vencedor más estimado                                     
de aquello en que el vencido es reputado.                               
                                                                         
Suplícoos, gran Felipe, que mirada                                       
esta labor, de vos sea recibida,                                         
que, de todo favor necesitada,                                           
queda con darse a vos favorecida:                                       
es relación sin corromper, sacada                                       
de la verdad, cortada a su medida;                                       
no despreciés el don, aunque tan pobre,                                 
para que autoridad mi verso cobre.                                       
                                                                         
Quiero a Señor tan alto dedicarlo,                                       
porque este atrevimiento lo sostenga,                                   
tomando esta manera de ilustrarlo,                                       
para que quien lo viere en más lo tenga:                                 
y si esto no bastare a no tacharlo,                                     
a lo menos confuso se detenga                                           
pensando que, pues va a vos dirigido,                                   
que debe de llevar algo escondido.                                       
                                                                         
Y haberme en vuestra casa yo criado,                                     
que crédito me da por otra parte,                                       
hará mi torpe estilo delicado,                                           
y lo que va sin orden, lleno de arte;                                   
así de tantas cosas animado,                                             
la pluma entregaré al furor de Marte;                                   
dad orejas, señor, a lo que digo,                                       
que soy de parte de ello buen testigo.                                   
                                                                         
Chile, fértil provincia y señalada                                       
en la región Antártica famosa,                                           
de remotas naciones respetada                                           
por fuerte, principal y poderosa;                                       
la gente que produce es tan granada,                                     
tan soberbia, gallarda y belicosa,                                       
que no ha sido por rey jamás regida                                     
ni a extranjero dominio sometida.                                       
                                                                         
Es Chile norte sur de gran longura,                                     
costa del nuevo mar, del Sur llamado;                                   
tendrá del este a oeste de angostura                                     
cien millas, por lo más ancho tomado;                                   
bajo del polo Antártico en altura                                       
de veinte y siete grados, prolongado                                     
hasta do el mar océano y chileno                                         
mezclan sus aguas por angosto seno.                                     
                                                                         
Y estos dos anchos mares, que pretenden,                                 
pasando de sus términos, juntarse,                                       
baten las rocas y sus olas tienden,                                     
mas es les impedido al allegarse;                                       
por esta parte al fin la tierra hienden                                 
y pueden por aquí comunicarse:                                           
Magallanes, señor, fue el primer hombre                               
que, abriendo este camino, le dio nombre».

Otros poemas de Alonso de Ercilla (1533-1594) publicados en Cincuentopía:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».