DESTACADOSRECORDAR
215
0

Anuncios cincuentópicos: Danone

Anuncios cincuentópicos: Danone

La sección dedicada a Anuncios cincuentópicos enriquece sus contenidos con la incorporación de los yogures Danone.

En los años sesenta Danone se introdujo en nuestros hogares con una publicidad sumamente pegadiza, basada en el eslogan Quiero Danone, dame Danone, ¡qué rico que está!, cuyo tema musical era cantado por todos los niños de la época. Por cierto, el jingle estaba compuesto por el cantante Juan Pardo.

Y así quien más quien menos se aficionó al yogur, primero al natural y luego a los de sabores; y posteriormente se amplió la variedad de yogures y la oferta general de productos por parte de la compañía. Y también cambiaron los eslóganes y las canciones y los personajes famosos que protagonizaban los anuncios.

La compañía fue creada en Barcelona en 1919 por el empresario Isaac Carasso, quien le puso tal nombre en honor a su hijo Daniel que era conocido en el entorno familiar con el diminuto de Danone. Pionera en la comercialización del yogur, se trasladó a Francia a finales de los años veinte y de manera gradual comenzó un proceso de internacionalización que a lo largo de distintas vicisitudes empresariales la ha conducido hasta nuestros días.

Hoy en día la multinacional Danone desarrolla su actividad en distintos mercados a través de cuatro líneas principales de productos: lácteos frescos, aguas, nutrición infantil y nutrición médica. Entre sus marcas más conocidas figuran, además de la propia de los yogures, Activel, Font Vella, Lanjarón, Oikos…

Y, como no podía ser de otra forma, compartimos con todos los seguidores de Cincuentopía.

Hasta el momento la serie dedicada a Anuncios cincuentópicos está compuesta por las siguientes entradas:

[author] [author_image timthumb=’on’]https://cincuentopia.com/wp-content/uploads/2015/06/logo-google-.jpg[/author_image] [author_info]Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».

[/author_info] [/author]
Tags: DESTACADOS, RECORDAR

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar