¿Qué significa que Arabia Saudita no tiene mano izquierda para los negocios?

No sólo los jóvenes profesionales han de relacionarse cada vez  más con otras culturas que le son ajenas. Hoy muchos profesionales senior tienen  que buscar nuevas oportunidades en entornos que le son desconocidos .

Para no llevarnos a engaños ni a sorpresas indeseadas es fundamental dominar el punto de conexión de todas las partes.  

Una de las zonas más atractivas para inversores y  profesionales de todo el mundo es Arabia Saudita. De ahí que hoy le dedique mi espacio con recomendaciones concretas, muy útiles  e imprescindibles.

Y es que, a pesar de nuestro pasado árabe, una gran mayoría desconocemos por completo su modo de hacer y entender la vida, es decir, carecemos del autentico pasaporte para cruzar el umbral de los negocios.

Cómo tomarle el pulso a Arabia Saudita

Si hay un país en el que antes de negociar es necesario socializar mucho, ese es Arabia Saudita. Conocer su cultura y su estrategia relacional nos abrirá puertas y evitará malentendidos innecesarios y peligrosos.

Arabia Saudita es una monarquía que se mantiene como un sistema feudal gobernado por la dinastía de los Al-Saud. No hay democracia ni partidos políticos.

Es el país islamista más estricto en temas de costumbres, y la religión controla todas las actividades de la vida. En realidad, hablar de cultura de los negocios  en los países árabes es hablar de religión. El Corán es la constitución de Arabia Saudita y la sharia (ley islámica) es la base de su sistema legal, ninguna otra religión puede practicarse públicamente en el país. Entre sus obligaciones más destacadas los saudíes rezan cinco veces al día, al alba, al medio día, por la tarde, al anochecer y por la noche. Esto es importante saberlo a la hora de marcar las reuniones de trabajo.

Existe segregación sexual, la vida pública es exclusiva del dominio del hombre, por tanto hay muy pocas ocupaciones abiertas para la mujer saudí, ya que la religión le prohíbe trabajar o conducir. Hay una policía religiosa encargada de vigilar su decoro en el vestir.

Los teatros y los cines están prohibidos, y la homosexualidad se considera un delito que puede castigarse con la muerte.

Tradicionalmente los hombres utilizan una vestidura de algodón o lana que les cubre hasta los tobillos (conocida como “thawb”) y una “ghutra” (un pañuelo cuadrado de algodón que se pone en la cabeza y se mantiene con cordones de diferentes estilos). Cuando salen de casa las mujeres deben ir acompañadas por un hombre de la familia, marido, hijo mayor, padre o hermano y deben usar una túnica larga negra (abaya) y un velo (niqab) y cubrirse incluso hasta las manos.  Aunque hoy podemos decir que poco a poco las estrictas leyes van relajándose.

La ley islámica no se aplica a los extranjeros pero se recomienda la modestia y el decoro en la forma de vestir.

Arabia Saudita no tiene mano izquierda para los negocios

Así, el hombre extranjero puede llevar un traje de corte clásico y la mujer vestir con escote cerrado, siempre por debajo de la rodilla y los brazos tapados hasta los codos. Es bien aceptado que lleve el pelo mejor recogido que suelto y poco maquillaje. Tampoco joyas ostentosas. El perfume se rechaza a menos que no lleve alcohol, que junto con la carne de cerdo está prohibido, al igual que nuestro cepillo de dientes occidental , que se sustituye por un palillo llamado sewak .

No existe el turismo de recreo y los visados se conceden únicamente por motivos de negocio o visita a familiares. Este visado ya sirve para moverse por todo el país.

El idioma nacional es el árabe aunque convive con otras lenguas. Tradicionalmente el inglés ha sido el idioma de los negocios, pero de no ser así, y a menos que hablemos árabe, será necesario el uso de un intérprete.

El fin de semana lo constituye el Jueves y el Viernes, por lo que la semana laboral es considerada de sábado a miércoles. Así mismo los días festivos son diferentes a los de la cultura occidental ya que usan calendarios lunares de 28 días. Dos son los más importantes el Aid-al-Fitr (tres dias de fiesta que indica el final del Ramadán) y el Ramadan que dura 28 días. Como cada año las fechas varían, hay que estar pendiente cuándo son, y mejor no acordar visitas de negocios en esta época. Si no hay otra forma de conocer el calendario, puede lograrlo llamando a la Embajada de A.Saudí en España, o de nuestra Embajada u Oficina Comercial en Ryad, la capital.

Lo que sí y lo que no hay que hacer

Fumar, comer o beber en público durante el mes del Ramadam está penado con cárcel para los saudíes, o con expulsión inmediata del país para los extranjeros.

Las citas de negocios conviene hacerlas con un mes de antelación y ofrecer dos o tres fechas disponibles. Las mañanas son más adecuadas, aunque no es raro mantener una cita por la noche incluso a media noche.

Las reuniones no son usualmente privadas y generalmente están interrumpidas por llamadas telefónicas de amigos y familia. Si viviéramos la extraña situación de que en la reunión hubiera una mujer, no la saludaremos ni la miraremos, a menos que nos sea presentada. En este caso haremos una breve inclinación de cabeza u otro gesto de cortesía, pero no la tocaremos, por lo que no debemos darle la mano. Y hablando de manos, debemos utilizar siempre la mano derecha; esto que dicho así parece muy simple, lo digo por experiencia, es una de las normas que más cuesta llevar a la práctica. Sobre todo a los zurdos. Debemos de saludar, comer, coger cosas o indicar algo siempre utilizando la mano derecha. En el caso de la mano izquierda, esta solo se usa para la limpieza personal, quitarse los zapatos o la ropa, y por tanto, no debe de ofrecerse para ningún otro tipo de tarea, ni aunque tengamos la mano derecha ocupada.

Hay dos razones por las que en los negocios debemos de recordar que no existe la mano izquierda: una, porque al estar destinada  a las funciones que antes dije, se considera impura, y otra, porque  para ellos el lado derecho trae la buena suerte.

Si bien es cierto que con tanto viaje de extranjeros a esta zona de Oriente Medio y de los mismos árabes a Occidente hay países más permisivos con estos temas, en Arabia Saudita llevan a gala ser tan estrictos en sus costumbres y principios. De ahí que haya elegido este país como modelo, pues si sabemos estar aquí, sabemos estar en todos los demás.

Quedan aún aspectos importantes por tratar además de lo que significa que Arabia Saudita no tiene mano izquierda para los negocios. Los veremos en la segunda parte de este artículo.

Imagen destacada: El príncipe Mohamed bin Salman. segundo en la sucesión al trono de Arabia Saudita. Getty images

2ª imagen: Musulmanas rezan fuera de la Gran Mezquita de La Meca, en 2009. Mahmud Hams AFP

Josefina Escudero. Mentora internacional, es experta en Negociación Internacional, Diplomacia Ejecutiva y Protocolo Multicultural y colabora en medios de comunicación y prensa especializada. Creadora del concepto diplomacia ejecutiva y estrategia relacional. Tras vivir y trabajar más de 18 años fuera de España, funda El Escudero Fiel y Josefina Escudero. Y junto con Paloma Carreño está a cargo de Punto y seguido. Ama la diplomacia porque le importan las personas.