ARTISTEARDESTACADOS
118
0

Arriaga, el Mozart español

Arriaga

Quizá hoy la figura de Arriaga haya quedado en el olvido pero su virtuosismo y precocidad hicieron que en su momento fuera conocido como el Mozart español. Desde Cincuentopía recordamos su personalidad.

Juan Crisóstomo de Arriaga (1806-1826) nació en Bilbao. Su padre, que había sido organista en Berriatua antes de trasladarse a la capital vizcaína, le enseñó los fundamentos de la música antes de enviarle a la escuela de Faustino Sanz, renombrado violinista.

Con apenas once años Arriaga comenzó a dar muestras de su extraordinaria precocidad, no sólo como intérprete del violín sino como compositor. Empezó a componer sus primeras obras y a frecuentar las sociedades musicales, donde despertó una innegable admiración. Hay constancia de que antes de 1821 había compuesto un interesante conjunto de obras de la más variada índole: oberturas, marchas militares, himnos patrióticos, romanzas, cuartetos, motetes, óperas… Su actividad comienza a ser comentada en distintos periódicos de la época.

En 1821 se traslada a París para ampliar sus conocimientos, ante el convencimiento de que nadie en Bilbao podía ya ayudarlo. Allí ingresa en el École Royale de Musique et Declamation (el posterior Conservatorio) y maravilla al profesorado, sobre todo con sus dotes de composición. El propio y celebérrimo Luigi Cherubini, en ese momento director de la institución, alaba su talento.

Al tiempo que adquiere conocimientos Arriaga continúa componiendo todo tipo de obras: desde cuartetos de cuerda y oberturas hasta sinfonías, arias para voz y orquesta y fugas. Uno de los aspectos que más impresiona y maravilla a los expertos de la época es su habilidad para usar armonías, contrapuntos y técnicas muy sofisticadas sin que nadie se las hubiera explicado con anterioridad.

Arriaga nunca gozó de una gran salud. En 1825 sus problemas pulmonares se hicieron más severos y en enero de 1826 fallece en París, cuando todavía no había cumplido los veinte años de edad, muy posiblemente de tuberculosis. Enterrado en una fosa común del cementerio de Montmartre, a su muerte se envió a la casa familiar un baúl con su violín y parte de su obra; dicho baúl permaneció abandonado durante casi medio siglo, hasta que fue descubierto por un familiar.

Su prematuro fallecimiento impidió conocer hasta dónde hubiera podido llegar su genio creador. Tenemos constancia de que buena parte de su producción ha desaparecido y posiblemente se haya perdido para siempre. No obstante, hoy nos queda una apreciable parte de su obra. Sin duda alguna escucharla es la mejor manera para determinar si el calificativo del Mozart español es acertado o exagerado. Para comprobarlo proponemos escuchar este vídeo, extraído del canal clasica2videos en YouTube, con la interpretación de la obertura de su ópera Los esclavos felices.

Para los seguidores de Cincuentopía que deseen conocer en mayor profundidad la figura de Juan Crisóstomo de Arriaga les recomendamos los siguientes enlaces: obras completas de Arriaga recopiladas por la Fundación Vizcaína Aguirre; partituras y música de dominio público de Arriaga; portal del ayuntamiento de Bilbao dedicado al compositor con distintos documentos y partituras.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://cincuentopia.com/wp-content/uploads/2015/06/logo-google-.jpg[/author_image] [author_info]Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».

[/author_info] [/author]
Tags: ARTISTEAR, DESTACADOS

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar