CaixaForum Zaragoza dedica una exposición a arte y mito durante los días 30 de abril al 25 de agosto de 2019.

Con el título de «Arte y mito. Los dioses del Prado» la muestra reúne una cuidada selección de obras que forman parte de las colecciones del Museo del Prado. A través de pinturas, esculturas y medallas (fechadas entre el siglo I a. C. y finales del siglo XVIII) se ofrece una amplia mirada sobre la mitología clásica y su representación a lo largo de la historia del arte.

Arte y mito se organiza en ocho secciones temáticas. En “Una historia que contar”, se analizan las principales fuentes literarias que narran los mitos griegos. “Los dioses del Olimpo” presenta a los protagonistas de estos mitos, mientras “Espíritus libres” se centra en otros personajes secundarios. “Amor, deseo y pasión” reflexiona sobre la importancia del amor y el deseo como generadores de relaciones humanas y origen de acontecimientos imprevisibles y trascendentales.

“Faltas y castigos” advierte de las fatales consecuencias de oponerse a los deseos divinos. “Metamorfosis divinas y humanas” analiza las transformaciones físicas que se cuentan en varios de esos mitos. “Héroes” está dedicada a los hijos de los dioses. Por último, “La guerra de Troya” habla de la contienda en la que dioses y hombres combatieron juntos.

A partir de una propuesta diacrónica, que ofrece a la vez diferentes representaciones de un dios o un mito atendiendo a un criterio iconográfico sin tener en cuenta cuestiones formales o cronológicas, en arte y mito se sientan las bases para apreciar al mismo tiempo la riqueza iconográfica, geográfica y cronológica de las colecciones del Museo del Prado, donde ese tipo de obras se exhibe tradicionalmente de acuerdo con criterios en los que prima la organización basada en escuelas y periodos artísticos.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».

Abrir chat