Comparte

El MARCO (Museo de Arte Contemporáneo) de Vigo dedica una exposición a cuatro artistas gallegos del 10 de abril al 12 de septiembre de 2021.

Bajo el título «4 proyectos» la muestra centra su atención en los creadores Mónica Alonso, Salvador y Juan Cidrás, Rosendo Cid y Mar Vicente, artistas gallegos de singular relevancia.

Mónica Alonso (A Fonsagrada, Lugo, 1970) en La magia del colibrí. Seis casos desesperados muestra una instalación en la que la palabra, el relato, adquiere un protagonismo esencial. Mezcla tradición, un modo de narrar poético, austero, así como un fondo confesional.

En Las formas compartidas Salvador Cidrás (Vigo, 1968) y Juan Cidrás (Moaña, Pontevedra, 1965) trabajan con materiales como la cerámica y el textil, a los que parecen dar la vuelta, buscando las sorpresas de un proceso de producción que les lleva a resultados de unas densas calidades plásticas. Cerámicas orgánicas, pinturas que valoran las texturas, la multiplicidad de focos, murales que se expanden.

Rosendo Cid (Ourense, 1974), en Todo aquello que sucede y sin embargo no es recurre a los materiales que habitan su estudio para plantear una serie de esculturas que funcionan con el sentido e intensidad de los poemas breves, mientras en otras obras recurre a los juegos de sentido, la palabra y las preguntas referidas a la memoria y al arte.

Por último en Sombras y color Mar Vicente (O Valadouro, Lugo, 1979) transforma los espacios a partir de la luz, color, medida, razón e ilusión óptica, consiguiendo que el espectador establezca el sentido de su experiencia. Y todo con elementos mínimos, nada retóricos. Como el golpe de dados de Mallarmé: misterio y rigor, intensidad y emoción.

Comisariada por Miguel Fernández-Cid y Pilar Souto, la muestra sobre estos artistas gallegos permite comprobar de qué manera han dialogado e interactuado con los distintos espacios físicos que forman parte del Museo de Arte Contemporáneo (MARCO).

Otras entradas publicadas en Cincuentopía sobre el MARCO de Vigo son las siguientes:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Hola,
Quieres recibir las noticias de la semana de Comunidad Cincuentopía a través de Whatsapp