El ballet La flor de piedra de Prokófiev se une al conjunto de entradas que en Cincuentopía estamos dedicando a este apasionante arte.

Desde Cincuentopía ya hemos aludido en más de una ocasión a la figura de Serguèi Prokófiev (1891-1953), sobre todo al referirnos a ballets como Romeo y Julieta o La Cenicienta. Se trata de uno de los más grandes músicos del siglo XX, con una acreditada versatilidad para tratar toda clase de temas con tanto acierto como vigor: conciertos, sinfonías, sonatas para piano, óperas, bandas sonoras para películas y, por supuesto, ballets. Además, fue un pianista de excelente nivel y un director de orquesta unánimemente respetado.

Es cierto que La flor de piedra no se encuentra entre las composiciones de Prokófiev más reconocidas pero se trata de un ballet más que estimable y digno de ser descubierto por quienes todavía no lo conocían y recordado por parte de los que en alguna ocasión se han deleitado con sus pasajes.

La flor de piedra de Prokófiev discurre en la región de los Urales y relata las idas y venidas de Danila, un picapedrero que sueña con tallar una flor hecha de piedras preciosas de la montaña de cobre, y su novia Katerina. A grandes rasgos, en la fiesta de compromiso de ambos aparece la Dueña de la montaña de cobre, que es la única que posee el secreto de cómo tallar una flor de piedra. Así, entre dimes y diretes, los personajes van pasando por distintas vicisitudes aunque con un final feliz.

Para buena parte de la crítica la música del ballet no es particularmente innovadora y se encuentra en exceso al servicio de la escenografía, por lo que su versión en concierto resulta anodina. Pero, claro está, aquí estamos aludiendo a un ballet y como tal cabe afirmar que es una música sumamente escénica y subordinada al protagonismo del espectáculo coreográfico. Veamos un botón de muestra.

Creada a comienzos de los cincuenta, La flor de piedra es una de las últimas obras de Prokófiev, quien para aquella época se encontraba enfermo y acosado por las autoridades de la Unión Soviética.

Hasta el momento la serie de Cincuentopía dedicada al ballet está compuesta por las siguientes entradas:
Ballet: Coppélia, de Léo Delibes
Ballet: Scheherazade, de Nicolái Rimski-Kórsakov
Ballet: El lago de los cisnes de Piotr Tchaikovsky
Ballet: Romeo y Julieta de Serguèi Prokófiev
Ballet Giselle de Adolphe Adam
Ballet: La bayadère de Ludwig Minkus
Ballet: La creación del mundo de Darius Milhaud
Ballet Joyas de George Balanchine
Ballet Sylvia de Léo Delibes
Ballet La Sílfide de Jean Schneitzhoeffer
Ballet El sueño de una noche de verano de George Balanchine
Ballet Clavigo de Roland Petit
Ballet La Reine Morte de Kader Belarbi
Ballet El Cascanueces de Tchaikovsky
Ballet La Cenicienta de Prokófiev
Ballet El pájaro de fuego de Stravinski
Ballet La Bella Durmiente de Tchaikovsky

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».

Abrir chat