CONTARDESTACADOSFANTASEAR
19
1 Comentario

Canto: la música al alcance de todos

Canto: la música al alcance de todos

La vida del artista de primera fila en la música clásica es realmente sacrificada. Pero si hay una disciplina musical en la que ese sacrificio puede llegar a convertirse en tortura es la del canto.

Además de las horas de práctica y estudio, deben cuidar su instrumento, sus cuerdas vocales, al igual que un deportista de élite tiene que mantener su cuerpo en perfectas condiciones. Sin embargo, a diferencia de los cantantes, la vida profesional de los deportistas tiene un tiempo inferior, que hace que la tortura acabe antes. Así, la tensión de estar perfectamente preparados psicológica y físicamente se prolonga en el caso del artista. Si entre deportistas hay algunos que prolongan su actividad hasta más allá de los 35 años, en el caso del cantante esa es la edad a la que comienza su despegue, el inicio de la madurez artística e interpretativa.

La Voz, herramienta irrenunciable para el profesional

Los músicos han de saber entonar pasajes de sus partituras, del instrumento que sea. Cuando se comienza a estudiar música tradicionalmente se pertenece a algún coro infantil y es ahí donde pueden forjarse verdaderas vocaciones. No en vano en el antiguo y famoso Plan del 66, del que hay en activo numerosos profesionales víctimas de aquel sistema educativo, tenía entre sus asignaturas obligatorias la de Canto Coral, en cuarto y quinto cursos de Solfeo. Sigue existiendo naturalmente en los planes una asignatura de Coro, obligatoria, ya que es una preparación irrenunciable para un músico.

Si pasamos de ahí a la cincuentopía, dando un gran salto en el tiempo, muchos colegas encuentran en la actividad coral jubilar una forma de resolver pequeñas deudas personales con la música enrolándose en el trabajo de un coro amateur, para matar el gusanillo de la música. La excelencia interpretativa es harina de otro costal. Veamos cómo podemos desarrollar estas capacidades.

Un hobby al alcance de cualquiera

Imprescindible, antes de comenzar la tarea, una puesta a punto de la voz repasando el Solfeo, tampoco mucho, pero su práctica nos permitirá avanzar mucho más rápido. No está de más hacer vocalizaciones o ejercicios de Solfeo mental, como si fuera un calentamiento de voz, para intentar afinar mejor, a pesar del envejecimiento de la voz, que igual que cualquier parte del cuerpo también evoluciona y se deteriora con la edad. La ventaja es que llevamos el instrumento encima y no es necesario sacarlo de estuche, limpiarlo o afinarlo, incluso no tenemos que desembolsar ninguna cantidad para comprarlo.

No te asustes, amigo lector, no es necesario saber solfear para educar la voz, aunque puede ayudar, de forma que cualquiera puede cantar como el mejor, con práctica y dedicación. Lo que resulta imprescindible es hacer ejercicios, que puede consistir en entonar canciones sencillas, melodías de la niñez o de nuestro acervo popular-cultural, y luego cantarlas muy muy muy despacio recreándose en cada ‘laaaarga’ nota, sosteniéndola lo más afinada posible e intentando mantener el tono. Luego intentar cantarlas en otro tono distinto, que más allá de la técnica que lo denomina transportar de tonalidad, y que no es más que cantar la misma melodía empezando en un tono distinto, más agudo o más grave. Canta cualquier bolero o tango antiguos y juega a la melodía. Las listas de reproducción en tu móvil ayudan bastante.

Indagando en el repertorio

El siguiente paso es decidir cuál era el género que quería practicar. Puedes reunir un pequeño conjunto de voces aficionadas y poneros a cantar juntos. Entonar al unísono o dedicarle tiempo a buscar el repertorio desde el Gregoriano a la polifonía clásica con los grandes maestros como Tomás Luis de Victoria. Parece complicado, pero tenemos a nuestra disposición una cantidad de apps y tutoriales en YouTube que facilitan la tarea y son de lo más entretenido. No hay género sencillo, la verdad. Uno piensa que el canto gregoriano puede ser fácil ya que todos cantan la misma melodía y no hay posibilidad de equivocarse, sin embargo entonar bien un Veni Creator tiene su dificultad. Todos los géneros son susceptibles de crear adicción y la música antigua no escapa a ello. De ahí al Gospel. Lo mejor para conseguir destreza es repetir, repetir y repetir hasta que nuestro oído y cerebro lo tengan interiorizado.

Técnica  y enseñanza de la voz

Por supuesto que los profesores de canto puede ayudar y enseñar muchísimo a cantar, sobre todo a no hacerse daño en la garganta por cantar mal, pero al principio no es necesario acudir a un especialista. Si queremos desarrollar una carrera profesional o acudir a un ‘Talent Show’, que siempre estamos a tiempo, sí es necesario aprender de un buen maestro cómo sacar más partido a nuestro instrumento. Es impresionante ver la cantidad de gente que aparecen en los programas de la televisión para cantar que lo hacen realmente bien. Ahí muchas veces funciona a la inversa, es decir tienen una técnica asombrosa pero lo que falla es el alma, ya que muchas veces se limitan a imitar, increíblemente bien, a otros.

Ahora mismo, tenemos acceso a la mayor librería de música jamás imaginable. En nuestro teléfono móvil seleccionamos una canción y, ya sean en una plataforma u otra, podemos cantar cualquier tema, o cualquier aria de ópera. Incluso existen grandes plataformas dedicadas exclusivamente al Karaoke, palabra que traducida literalmente del japonés quiere decir algo así como “orquesta vacía”. Hay karaokes que reproducen directamente la melodía de una canción con la parte acompañada y la letra por supuesto, pero hay otros que sólo reproducen el acompañamiento y nosotros tenemos que entonar la melodía sin el apoyo de ningún subrayado. También los hay combinados, con la posibilidad de poner y quitar la melodía.

Dónde cantamos

Recorrido el Solfeo, la música antigua, los coros, la ópera y/o zarzuela, la canción pop o popular, nos queda un género que también intenté abordar en varias tímidas ocasiones, como lo es el Jazz. Aquí es aplicable todo lo anterior y si bien no hace falta “colocar la voz” para ser un buen cantor de jazz (como Al Jolson) sí que hay que trabajar tanto como para cantar el género más exigente. Todo ello para cantar, cantar y cantar, donde sea, en la ducha, en el trabajo, en un coro, en un concierto o como solista en un club nocturno en el local de karaoke de turno, que después de la pandemia se están reactivando por todo el mundo. Elige, amigo lector, tu género preferido y conviértete en el alma de la fiesta, desde cantar en un pequeño conjunto hasta convertirte en un auténtico crooner. Ya sabes que “El que canta su mal espanta”.

Otras entradas de música clásica de Santiago Martínez Arias publicadas en Cincuentopía son:

[author] [author_image timthumb=’on’]https://cincuentopia.com/wp-content/uploads/2017/09/Santiago-Martínez-Arias.jpg[/author_image] [author_info]Santiago Martínez Arias

El sobrenombre define bien a Santiago Martínez Arias. Como cualquier personaje de extraña biografía profesional es difícil seguir su pista vital. Tiene altos estudios musicales internacionales y ello se evidencia rápidamente en su conversación. Inevitablemente también se comprueba que es experto en seguridad y defensa y doctor en relaciones internacionales, jefe de prensa editorial, profesor universitario, además de tener un pasado, lejano ya, como corresponsal de ‘El Independiente’ en Europa oriental. Más parece que sea un agente, y aunque su pasado pianístico fuera glorioso, sólo quedan los restos del naufragio. Ha representado a Stingray CLASSICA. [/author_info] [/author]

Tags: CONTAR, DESTACADOS, FANTASEAR

Artículos similares

1 Comentario. Dejar nuevo

  • María Villar
    abril 13, 2023 6:49 pm

    ¡Animaos, chicos, que en los coros siempre hay escasez de tenores, barítonos y bajos! Además, muchos coros te permiten estudiar con sus midis. .

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar