DESTACADOSESTILEAR
89
0

Casa Decor cumple 30 años. Hazle una visita

Para quien no esté al tanto de qué es Casa Decor, se trata de un ambicioso proyecto relacionado con el interiorismo mayoritariamente español. Cada año un edificio emblemático de Madrid es transformado de la mano de interioristas, decoradores, arquitectos, paisajistas y artistas en una ocasión única para mostrar su trabajo y de paso las últimas tendencias del sector, concitando el interés de profesionales y público en general.

Casa Decor ha traspasado fronteras y, de ser un evento local, ha logrado proyectarse más allá del sector y de nuestro país.
Por Casa Decor han pasado más de 3.100 profesionales que han realizado 2.400 espacios en colaboración con 4.200 empresas.
Más de dos millones de visitantes han vivido la experiencia de transitar por medio centenar de espacios cautivados por su fascinación sensorial.

Un poco de historia

1992 fue un año de grandes efemérides, como los Juegos Olímpicos de Barcelona, la Expo de Sevilla y la celebración del V Centenario del Encuentro de Dos Mundos. Acontecimientos a los que se unión la primera edición de Casa Decor.

Por aquel entonces, la decoración (que no interiorismo) era asunto de una élite privilegiada con muy buen gusto, no necesariamente de profesión pero sí con una gran formación. Mientras la arquitectura y el diseño, especialmente el catalán, gozaban de gran prestigio y renombre, el interiorismo socialmente no pasaba de ser una actividad de embellecimiento de las casas de clase adinerada. Aún no éramos conscientes de que todo lo concerniente a cómo vivimos de puertas adentro es interiorismo, desde la distribución de la planta hasta la elección de las cortinas.

Casa Decor puso el punto de inflexión en todo ello. Por primera vez se reunían 50 interioristas, decoradores, arquitectos,
paisajistas y artistas, en un antiguo convento en la calle General Oráa, para acondicionarlo y abrirlo al público. “¿Qué hacen
50 decoradores encerrados en un convento? La decoración hace milagros”, fue el claim de esa primera edición. Muchos
no se conocían entre ellos, y aquella histórica edición fue el inicio de una gran comunidad interprofesional que se ha mantenido
hasta hoy.

El edificio Goya 89

En plena expansión del Barrio de Salamanca, se promovió la construcción de una buena cantidad de edificios destinados a alquiler, el floreciente negocio de inversión inmobiliaria de principios de siglo XX, al que se sumaron numerosas familias de la burguesía, muchas de ellas provenientes de otras provincias. Éste fue el caso del edificio de la calle Goya 89, cuyo promotor fue Francisco de Cubas y González-Montes, Marqués de Fontalba y Cubas. El encargo recayó en su sobrino, el arquitecto José Mª Mendoza y Ussía, entre cuyas obras destacadas se encuentra, casualmente, la conocida Casa Meneses, colindante al edificio de Tomás Allende, sede de la edición de Casa Decor 2021.


Construido en 1926, el edificio, de 4.600 m2, se ha mantenido en su estado original, ya que no ha sufrido ninguna ampliación ni modificación significativa. Desde un inicio, se proyectó como edificio de viviendas de alquiler, con locales comerciales en la planta baja. Así mismo, el inmueble se dotó de una serie de elementos de gran modernidad para la época, con dos ascensores, dos montacargas, sistema de calefacción individualizada, bidé y bañeras de hierro fundido. Dada la configuración rectangular de la planta, de 717 m2, el edificio está distribuido en dos alas, con dos viviendas en cada una de ellas. Las de la derecha forman el chaflán con las calles Goya y Conde de Peñalver, mientras que las otras dos dan a la fachada de la calle Goya.

Tendencias 2022

Los 57 espacios en los que se ha dividido el espacio, incluyendo escaleras y distribuidores del edificio sorprenden por su diversidad,
tanto en la estética como en el concepto del proyecto. Así, descubrimos espacios sumamente modernos y actuales, pero con un punto nostálgico sesentero, que nos transporta a escenarios retrofuturistas ubicados en un desierto, en una nave espacial o el tecnológico -propuesta de la Escuela de Diseño ESNE- que reflexiona sobre nuestra relación con la tecnología. El art deco, el Miami South Beach, la Toscana, el diseño danés, planean sobre los distintos espacios.

El tiempo transcurrido en pandemia ha modificado el uso y disfrute de los espacios, apostando por la multifuncionalidad y la integración, colocando a todos los espacios a un mismo nivel. La domótica y la sostenibilidad en los materiales terminan de redondear esta nueva perspectiva de la domus.

Tras un periodo de rápidas transformaciones, se asientan tendencias que se han ido proyectando en los últimos años, aunque evolucionando hacia nuevos planteamientos estéticos. Así, los ambientes orgánicos y naturales, serenos y monocromos, se renuevan con tonalidades más profundas, como la gama de los azules o los tonos rojizos del terracota. Los acabados empolvados y mates se aplican en tonalidades suaves, como el rosa palo, el verde agua o el azul cielo. Se acentúa la utilización de materiales minerales para el revestimiento de las paredes y el diseño de mobiliario, con acabados metalizados y cobrizos que afloran a la superficie.

El aspecto brutalista del cemento se suaviza con interiorismos cálidos y envolventes, creando un efecto ecléctico que
navega entre lo industrial y la más alta sofisticación. Las formas redondeadas, un recurso muy utilizado en los diseños de los últimos años, están presentes en paredes de sinuosas ondulaciones, en muros sin aristas, arcos de medio punto, asientos curvos, mesitas circulares o de óvalos irregulares. El efecto round lo abarca todo. La piedra natural y sinterizada, seña de identidad del interiorismo moderno, sigue ocupando un lugar privilegiado en esta estética del lujo, y amplía su proyección en todo tipo de aplicaciones. El ónix y el alabastro retroiluminados ganan posiciones, en tanto el mármol Calacatta, con su veta oscura
sobre lienzo blanco, es el preferido para amplias superficies. La madera clara sigue siendo una constante en las decoraciones actuales, tanto en mobiliario como en revestimientos. Los listones de madera mantienen su merecido protagonismo y suben hasta los techos, en tanto que los suelos del edificio, de pino de Balsaín, recuperan su estado original a base de lijado e imprimaciones naturales.

Más que nunca, los materiales tradicionales, como el ladrillo, la arcilla o la cal, comparten protagonismo con suelos de terrazo,
objetos de cerámica, cuerda, cuero o bambú, dotando a los interiores de gran riqueza artesanal. Especialmente destacable ha sido la aplicación manual de estos materiales in situ, al igual que los murales, trampantojos y otras técnicas realizadas directamente en la pared. A destacar la profusión de papeles en rafia, con texturas.

Tags: DESTACADOS, ESTILEAR

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar