Comparte

El Museo Reina Sofía de Madrid dedica una exposición a la artista Charlotte Johannesson durante los días 7 de abril al 16 de agosto de 2021.

Con el título «Charlotte Johannesson. Llévame a otro mundo«, se trata de la primera muestra monográfica dedicada a la artista en España. Se incluyen textiles de su primera época tanto originales como reproducciones de obras desaparecidas, cinco de ellos realizados expresamente con motivo de esta exposición. Además, ha creado veinte nuevos textiles a partir de diseños digitales de la década de 1970, tejidos en un telar digital, cerrando así el ciclo de relaciones e influencias intrínsecas entre la obra textil y digital de la artista. Sus diseños gráficos se muestran en dos soportes, impresos sobre papel o mediante proyecciones digitales, lo que permite ver la deriva experimental de esas imágenes y su investigación con el color y la línea de la producción computerizada.

Charlotte Johannesson (1943) es una artista textil y pionera de la gráfica digital, exponente temprano de la sincronía conceptual entre los lenguajes y la técnica de la programación informática y del telar. El carácter binario de la imagen resultante de ambas tecnologías —producida tanto por ceros y unos como por la trama y la urdimbre— facilitó la transición de la artista de los tejidos al arte por ordenador.

Comisariada por Lars Bang Larsen y Mats Stjernstedt, la muestra permite aproximarse a algunas de sus gráficas digitales, incluyendo las series Faces of the 1980s [Caras de los ochenta], retratos de personajes populares como Boy George, Bjorn Borg, Ronald Reagan o David Bowie; Me and my computer [Yo y mi ordenador, 1981-1986]; y Human med satellit [Humano con satélite, 1981-1985], en las que combina imágenes del hiperespacio, autorretratos, figuras mitológicas o referencias tecnológicas.

Otras entradas publicadas en Cincuentopía sobre exposiciones albergadas por el Museo Reina Sofía de Madrid son:

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».