Comparte

Charo Onieva presenta en Cincuentopía su exposición pictórica “Agua. Materia y Material”. Está formada por 17 cuadros, combinando técnicas como acuarela, óleo y apuntes a lápiz.

Charo Onieva (Madrid, 1963) es un ejemplo de vocación pictórica resistente a los embates y avatares de la vida. Formada en los talleres de artistas del prestigio de Susana Ragel y María Bejarano, la exposición “Agua. Materia y material” es un ejemplo de su propuesta conceptual que apuesta por otorgar personalidad propia a los objetos que plasma a través de su peculiar visión estética. Frente a la perspectiva de cosificación de la naturaleza de otras corrientes, prefiere centrar su atención en una revisión cognitiva del porqué de cada detalle, de cada situación, de cada experiencia vital.

AmsterdamLa introspección creativa de Charo Onieva se sustancia a partir del peculiar uso de la paleta cromática, una sutil combinación de colores fríos y cálidos cuya formalización compositiva sienta las bases para una armonía serena que calla tanto como dice.

Los cuadros que componen la serie presentada en la Sala de Exposiciones de Cincuentopía recogen un conjunto de paisajes y escenas cotidianas de lugares como España, Francia, Holanda, Italia o Noruega. Las figuras humanas que aparecen en buena parte de dichos escenarios consiguen su singular integración mediante un planteamiento sustentado en marcos de referencia cohesionados.

Puede accederse al trabajo completo de Charo Onieva a través de la Sala de Exposiciones de Cincuentopía.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».