DESTACADOSRECORDAR
139
0

En Cincuentopía nos suena la cara de… Pilar Cañada

Pilar Cañada

En Cincuentopía nos suena la cara de… Pilar Cañada, una de las presentadoras más conocidas de Televisión Española durante la década de los años sesenta y a comienzos de los setenta.

Pilar Cañada (1935) ingresó en Televisión Española en 1961. Muy pronto su rostro se convirtió en uno de los más famosos de toda España, gracias a su eficaz desempeño como locutora de continuidad. Es decir, sus funciones eran sumamente variadas: dar paso a determinados programas, avanzar la programación prevista en la pequeña pantalla durante las siguientes horas e incluso actuar como «apagafuegos» cada vez que se producía un corte en la programación (lo que no era tan infrecuente en esos primeros años de televisión).

De manera gradual comenzó a ampliar sus responsabilidades. Ejerce como presentadora en programas como Tele-Club, TVE es noticia, Fin de semana, Siempre en domingo. Además, su participación en alguna que otra película sirve para reforzar todavía más su popularidad.

A partir de la segunda mitad de los años setenta la fama de Pilar Cañada comienza a declinar. Quizá la presentación del programa especial para seleccionar al cantante que representaría a España en el Festival de Eurovisión de 1976 fuera su última gran aparición. Posteriormente su actividad se limitó a tareas de locución, pero ya sin que su imagen pudiera ser vista por los telespectadores.

Pilar Cañada se retiró de Televisión Española en los años noventa. Las nuevas generaciones de espectadores nunca llegaron a conocer en persona a quien continuaba poniendo su voz de cuando en cuando a determinados reportajes u otros contenidos.

Por eso, en Cincuentopía nos suena la cara de… Pilar Cañada.

 

[author] [author_image timthumb=’on’]https://cincuentopia.com/wp-content/uploads/2015/06/logo-google-.jpg[/author_image] [author_info]Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».

[/author_info] [/author]
Tags: DESTACADOS, RECORDAR

Artículos similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar