Comunicarse en grupo resulta algo inherente a la inmensa mayoría de los seres humanos salvo determinadas excepciones que lindan con algunas enfermedades de índole psicosomática.

La situación de aislamiento que ha sufrido una parte significativa de la población mundial como consecuencia del coronavirus no ha hecho sino incrementar esta necesidad de comunicarse en grupo, basándose en gran medida en las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones.

La imposibilidad de salir de los domicilios y de desplazarse a fábricas y oficinas ha propiciado el auge del teletrabajo; y algo muy similar ha sucedido con las comunicaciones entre familiares o con los amigos y allegados.

Por otro lado Google Hangouts Meet, Zoom, Skype o videollamadas por Whatsapp son palabras que se han incorporado a nuestro acervo. Y junto a ellas aparecen otras posibilidades gratuitas, tal vez menos extendidas pero no por ello menos interesantes, como FaceTime, FreeConference, Jitsi, Tox, Viber o Webex, entre otras muchas.

De manera paralela también surgen las advertencias sobre los niveles de seguridad y confidencialidad de algunas de ellas y la necesidad de cuidar la privacidad de cada quien.

Algunos consejos prácticos para comunicarse en grupo

Vayamos con algunos consejos sobre cómo sacar todo el rendimiento posible a las comunicaciones mediante videoconferencia y videollamada.

Primero. Un consejo técnico: la luz natural frontal es la que mejor ilumina nuestra cara. Es aconsejable en las llamadas profesionales para no dar mala imagen y en las personales para no transmitir la sensación de que estamos enfermos. Expresado con otras palabras, tenemos que buscar y crear el mejor entorno posible.

Segundo. Otro consejo técnico. Mantén la cámara de tu ordenador o del teléfono móvil a la altura de los ojos o ligeramente por encima de ellos. Si es posible, haz una prueba que te permita verificar cómo vas a salir, sobre todo para el caso de las videollamadas profesionales.

Tercero. Algo que tiene que ver con el sentido común: no es conveniente hacer videollamadas a todas horas, ni profesionales ni personales. Racionaliza tus horarios también en lo que se refiere a estos sistemas de comunicación. El exceso siempre termina por abrumar, se mire por donde se mire.

Cuarto. Y concluimos con una apelación a la ciberseguridad. Si vas a utilizar alguna aplicación que debas descargarte, emplea únicamente canales de compra oficiales y mantenlas siempre actualizadas. No proporciones jamás datos confidenciales o correrás el riesgo de ser hackeado.

Si te interesa el tema te recomendamos que escuches este podcast de «Qué hay de tu vida», el programa que se emite en Radio Cincuentopía de forma semanal. “Qué hay de tu vida” es un programa elaborado por el equipo de Viva Voz para Cincuentopía.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».