Consejos para el ahorro de energía si trabajas como autónomo y cómo aprovechar los recursos naturales en el día a día impactando poco en el medio ambiente

Todos l@s autónom@s nos vemos obligados a sacar el máximo partido a nuestros recursos, sean estos naturales o humanos. En este artículo nos vamos a concentrar en el aprovechamiento de los recursos naturales, es decir energía, agua y materiales.

Uso eficiente de la energía

Consejos para el ahorro de energía si trabajas como autónomoLa energía es indispensable para el desarrollo de cualquier actividad. Por supuesto, damos por descontado que cada un@ se ocupa lo mejor posible de mantener utilizables sus propias energías. En el caso que nos ocupa en este artículo, hablamos de la energía eléctrica, calorífica y la que nos permite movernos de un lado a otro – ya sea con transporte público o privado.

La energía eléctrica la usamos básicamente para los aparatos eléctricos (ordenadores/ laptops/ tablets/ móviles y demás), iluminación, máquinas de producción y / o máquinas que necesitamos para mantenimiento (por ejemplo un aspirador). Algun@s quizás hayan empezado a usar la electricidad para moverse de forma privada, ya sea con bicicletas o con coches. El tema de movilidad lo trataremos un futuro artículo.

Si se utiliza electricidad para calentar, es recomendable buscar alternativas. La electricidad es más cara que el gas o el gasóleo para producir calor. En el caso de tener que usar calefactores eléctricos, los más efectivos son los radiadores, ya que calientan los objetos alrededor, sobre todo los de naturaleza metálica. Los ventiladores con calefacción son los más ineficientes, porque el aire calentado se dispersa muy rápido y suelen ser aparatos con una potencia de unos 2 Kilovatios, mucho para el rendimiento que ofrecen.

Lo ideal sería poder utilizar la energía solar, tanto para generar electricidad con placas fotovoltaicas como calor por medio de sistemas termo-solares. En el caso de que tengamos nuestro despacho en un edificio de nuestra propiedad, esta puede ser la mejor forma de invertir nuestras ganancias sobrantes. El interés que se obtiene por el ahorro es bastante más alto que los intereses de los bancos en estos tiempos.

Uso eficiente del agua

El agua es un alimento y es escasa. Por ello es conveniente intentar usar el agua de forma que no se desperdicie.

En áreas donde el contenido en cal del agua es alto se recomienda utilizar sistemas de filtrado, ya sea en el acceso general o a nivel particular usando jarras con filtro. En este caso se consigue por el uso de agua menos calcárea un efecto secundario positivo: en los dispositivos que usan esta agua (cafetera, calentador de agua, lavavajillas) no se produce decantación y los conductos se mantienen limpios, permitiendo una mayor efectividad del uso energético de estos aparatos.

Consejos para el ahorro de energía si trabajas como autónomoUso eficiente de materiales

No todo el mundo necesita material para producir, pero casi tod@s necesitamos papel para sacar adelante nuestra empresa. Así mismo suele ser necesario limpiar los lugares en los que trabajamos. En el caso de empresas productoras o artesanales, contamos además con otro tipo de materias primas. Un aspecto básico en el aprovechamiento de los recursos es intentar sacarle el máximo partido posible a todo lo que pasa por nuestra manos.

Así, el diseño de un producto puede ser decisivo para conseguir un mejor aprovechamiento de las materias primas empleadas. Nos podríamos detener aquí comentando aspectos que permitan una producción más amigable con el medio ambiente. Y aspectos que están recibiendo cada vez más atención como el “life cycle” de los productos o el usar los restos como materia prima para un producto diferente siguiendo el principio de “cradle to cradle”. Pero este artículo debería ser sólo una primera aproximación al tema…

 

En cualquier caso hay un aspecto que nos afecta a tod@s (también a nivel privado): la Compra Verde.

Cada un@ de nosotr@s tiene en su mano el decidir que va a adquirir con su dinero. Aunque en muchos aspectos nos veamos limitados por el mercado, la oferta y la demanda y los precios, siempre hay áreas en las que podemos decidir libremente lo que compramos.

A veces productos amigables con el medio ambiente son un poco más caros, pero nos permiten saber que con la actividad de nuestra empresa estamos haciendo todo lo posible por colaborar para mejorar la situación de muchas otras personas en nuestra cadena de suministros. Por ejemplo, si compramos productos de “comercio justo” o “fair trade” sabremos que los productores están recibiendo una contrapartida económica que les permite salir adelante con buenas condiciones laborales.

No nos queremos detener hoy demasiado con cosas teóricas, así que estas son nuestros consejos para el ahorro de energía si trabajas como autónomo:

  1. Averiguar: lo primero es saber cuantos recursos y sobre todo en qué cantidad los usamos. Si no sabemos cuanta energía necesitamos en nuestra empresa no podemos evaluar la posibilidad por ejemplo de cambiar los sistemas de iluminación.
    Para conseguir una mayor eficiencia, necesitamos en primer lugar hacer un análisis de nuestra situación actual. No basta con saber cuanto pagamos, hay que saber cuantos kilovatios, litros u otras cantidades, estamos empleando en un periodo de tiempo determinado.
  2. Comparar: ya nos hemos acostumbrado a comparar calorías, así que nos podemos acostumbrar a comparar muchos otros productos. Normalmente suele haber más de un producto que podemos comprar para un mismo uso.
    Por ejemplo, podemos comprobar si el papel que usamos en el despacho ha sido producido con papel reciclado. Desde hace unos años ya no hay diferencia en la calidad y resultados al usar papel que básicamente procede del reciclaje.
    En el caso de los productos de limpieza, también podemos buscar aquellos que sean respetuosos con el medio ambiente.
  3. Actuar: Al salir del trabajo deberíamos apagar todos los aparatos que no se necesiten. Si no se apagan de forma activa, se pueden quedar – entre otras cosas – impresoras, copiadoras o pantallas en modo Stand-by. Lo mejor para evitarlo es una regleta (o varias) con interruptor, que permiten enchufar estos aparatos juntos a la red. Tendremos que acordarnos de apagarla al salir del despacho.
    Con este pequeño sistema además estaréis más seguros de evitar que un defecto de un aparato eléctrico pueda producir un cortocircuito cuando no estéis.
  4. Mirar: Cambiar las bombillas y las lámparas existentes por sistemas LED. Las bombillas LED tienen un consumo hasta 10 veces menor que las convencionales. Especialmente interesante es cambiar los spots halógenos que producen mucho calor. Además las LED tienen una vida mucho más larga que los sistemas convencionales, con lo cual se ahorra también por que no hay que cambiar las bombillas tan a menudo como antes.
  5. Ajustar: Si es posible, no poner la calefacción más alta de 22 °C. Cada grado más alto que se ponga supondrá un 6% de energía que hay que producir y pagar. La posición “3” en los termostatos de los radiadores convencionales sería la adecuada.
    En el caso del aire acondicionado es aconsejable que la diferencia con la temperatura exterior no sea mayor de 10 – 12 °C. Por cada grado centígrado más que soportemos al trabajar, ahorraremos un 4% de energía.
  6. Separar: En el caso de que el despacho esté en un edificio de viviendas conviene asegurarse de que nuestra parte tiene un contador independiente. Si es así, el uso de termostatos programables puede ser muy interesante para estar segur@s de que nuestra calefacción no está trabajando cuando no estemos nosotr@s presentes.

Esperamos que estos consejos para el ahorro de energía si trabajas como autónomo, ayuden a mejorar vuestra “huella ecológica” y estamos a vuestra disposición si queréis información o asesoramiento detallado.

 Natalia Balcázar Navarro. Doctora en ciencias geológicas. Después de más de diez años de ejercer de investigadora, fundó en 2005 ENVIROpro, una consultoría medioambiental en Alemania. Su especialidad son las áreas de optimización del uso de energía y recursos naturales, la sostenibilidad, el networking y la formación, especialmente ofreciendo la mejora de „soft-skills“.