Comparte

Creadores cincuentópicos: KantKant constituye una de las cimas de la filosofía y del pensamiento universal. No obstante, ¿sabías que la parte más significativa de su obra fue desarrollada cuando ya había cumplido los cincuenta años? Es decir, de nuevo nos encontramos ante un componente de nuestros Creadores cincuentópicos.

Immanuel Kant (1724-1804) nació en la localidad alemana de Königsberg (actualmente llamada Kaliningrado y parte del territorio de Rusia), donde vivió la práctica totalidad de su vida (de hecho, nunca viajó a más de 150 kilómetros de distancia).

Tras recibir una formación que combinaba el conocimiento de la cultura clásica con el rigor religioso, Kant comenzó a desarrollar su actividad en el campo de la docencia (primero como profesor particular y posteriormente en la universidad). Empieza a publicar sus primeros libros, incluyendo Meditaciones sobre la verdadera estimación de las fuerzas vivas, Historia general de la naturaleza y teoría del cielo, La falsa sutileza de las cuatro figuras del silogismo, Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime o Sobre la nitidez de los principios de la teología natural y de la moral, entre otros.

Aunque a comienzos de la década de los setenta del siglo XVIII ya era considerado un filósofo notable, el verdadero salto hacia delante en cuanto a erudición, capacidad de reflexión e influencia se produce en 1781: Kant publica Crítica de la razón pura (donde reflexiona sobre la estructura misma de la razón y propone que la metafísica tradicional sea reinterpretada a través de la epistemología) cuando ya era cincuentópico (contaba 57 años). Será la obra que lo encumbre de manera definitiva, pese a la tenue acogida obtenida en unos primeros momentos.

Con posterioridad Kant publica otros tres libros esenciales en el pensamiento universal: Crítica de la razón práctica (centrada en la ética), Crítica del juicio (donde examina la estética y la teleología) y La metafísica de las costumbres (analiza tanto cuestiones éticas como jurídicas), que contribuyen a incrementar su prestigio e impacto.

Cuenta la leyenda que cuando Kant falleció el 12 de febrero de 1804 la última palabra que pronunció fue “Genug” (“suficiente”). Tras su muerte, su obra fue traducida a numerosos idiomas y buena parte de sus discípulos ocuparon las más prestigiosas cátedras universitarias y centros del saber filosófico.

Creadores cincuentópicos: Kant

La tumba de Kant es visitada anualmente por miles de personas

La tumba de Immanuel Kant es visitada anualmente por miles de personas, quienes se encuentran ante la siguiente inscripción (extraída de Crítica de la razón práctica): “Dos cosas me llenan la mente con un siempre renovado y acrecentado asombro y admiración por mucho que continuamente reflexione sobre ellas: el firmamento estrellado sobre mí y la ley moral dentro de mí”.

Para aquellos cincuentópicos que estén interesados en la obra de Kant les recomendamos esta página elaborada por el Departamento de Filosofía I (Metafísica y Teoría del Conocimiento) de la Universidad Complutense de Madrid, el programa La Aventura del Pensamiento donde el filósofo Fernando Savater diserta sobra su figura y el Canal Encuentro de Argentina que le dedicó un monográfico completo.