Comparte

De sentido común Podcast número 20. Presentado por Anselmo Mancebo, Charo Onieva y David Parra, quienes te dan la bienvenida a sus contenidos.

Programa núm. 20 De Sentido Común

De manera semanal, se apuesta por reflexionar sobre una cuestión de particular relevancia que preocupa de manera especial a quienes ya hemos cumplido los cincuenta años y que afecta a la sociedad en su conjunto.

Los componentes del programa abogan por un diálogo con otras organizaciones, con corporaciones, con diferentes colectivos y con personas de diversa condición dado que existen voces variadas que hoy en día propugnan un cambio en la sociedad, una transformación social que no vendrá sola y que pretendemos alcanzar entre todos, aportando diferentes ideas y reflexiones, cada uno desde su conocimiento y experiencia.

Eduardo Palomares es el invitado de De sentido común Podcast número 20. Gran conocedor del mercado del arte (entre otras muchas cosas, galerista y marchante), a mediados de los años setenta fundó la galería de arte Eduma, en Linares, y en la actualidad dirige la sala de exposiciones Gourmet Cazorla ubicada en el polígono de Los Rubiales de esta misma localidad.

Durante el transcurso de la charla, Eduardo Palomares reflexiona sobre la figura del galerista de arte, explica los motivos y el contexto en el que fundó su propio proyecto y analiza la evolución en el mercado del arte a lo largo de este último medio siglo.

Dentro de su objetivo de abordar un conjunto de temas que forman parte del complejo contexto que nos rodea, De sentido común Podcast número 20 centra su atención en las singularidades en distintos ámbitos legales, sanitarios y profesionales que acontecen a quienes ya hemos cumplido los cincuenta años y que consideramos son de interés para la totalidad de la sociedad, sin exclusiones de edad.

De sentido común es un podcast elaborado por el equipo de Viva Voz para Cincuentopía.

Cincuentopía

«Dejadme aprovechar -escribió- el afecto que todavía hay en mí, para contar los aspectos de una vida atribulada y sin reposo, en la que la infelicidad acaso no se debió a los acontecimientos por todos conocidos sino a los secretos pesares que sólo Dios conoce».